Libro desvela rostro de pediatra exterminador

*La escritora Edith Sheffer expone vinculación de Hans Asperger con el nazismo

*La escritora Edith Sheffer expone vinculación de Hans Asperger con el nazismo

Por Aura Fuentes

México, 11 de noviembre (Notimex).— En el libro Los niños de Asperger, la escritora e historiadora estadounidense, Edith Sheffer, revela la esencia del exterminador nazi detrás del médico pediatra austriaco Hans Asperger, a quien en diversos espacios se le reconoce como una persona compasiva y progresista, y cuyo apellido se inmortalizó al dar nombre a una condición neurológica dentro del espectro autista.       “Es difícil reconciliar el papel de Asperger dentro del programa alemán de eutanasia infantil con su conocido apoyo hacia los niños con discapacidades, pero ambos están documentados; basta con sumergirse en el análisis de su trabajo para ver la doble cara de sus acciones”, apunta la autora en su ejemplar de 335 páginas desplegadas en 10 capítulos.       En el libro, la escritora, basándose en los registros e investigación, señala que Asperger —quien tras la guerra aseguró haber arriesgado su vida para rescatar a los niños del exterminio nazi—, participó desde distintas plataformas en el sistema de homicidio infantil de Viena enviando a niños a la clínica infantil de Spiegelgrund en donde fueron exterminados.       El proyecto Reich en Alemania para trasnformar la humanidad incluía la modificación de las personas con defectos para alcanzar los ideales nazis. Asperger sostenía que se podía enseñar a “integrarse socialmente” a quienes tenían el espectro “favorable” del autismo e incluso se les podía reconocer “habilidades especiales”.       Edith Sheffer, es académica del Instituto de Estudios Europeos de la Universidad de California y madre de un niño con autismo, vínculada a ello se permite rastrear mediante el libro cómo los valores y acontecimientos en el Reich moldearon el concepto de Asperger sobre la psicopatía autista; alterando el misterio alrededor de ésta, contribuyendo a reflexionar sobre sus ramificaciones culturales.       En cuanto a la eutanasia infantil, en Los niños de Asperger menciona como este término era usado erróneamente; la mayoría de los niños asesinados no padecían enfermedades terminales, los menores de tres años con discapacidades mentales y físicas eran llevados a pabellones de observación en donde finalmente ocurría el asesinato médico.