Arte australiano llega a la Ciudad de México

*Las exposiciones buscan favorecer el diálogo entre ese país y México

*Las exposiciones buscan favorecer el diálogo entre ese país y México

México, 9 de noviembre (Notimex).— El arte aborigen australiano tradicional y contemporáneo unen sus lenguajes plásticos en las exposiciones Tiempo de soñar: Arte aborigen contemporáneo de Australia, así como en la exhibición denominada Australia, el poder de la tierra, que se exponen en la Antigua Sala de Monolitos del Museo Nacional de las Culturas del Mundo (MNCM).      Durante la inauguración, ante el embajador de Australia en México, David Engel, y Scott Ryad, presidente del Senado australiano, Diego Prieto Hernández—  director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH)— aseguró que a partir de la muestra Tiempo de soñar: Arte aborigen contemporáneo de Australia, se habrán de impulsar nuevos y mayores proyectos para favorecer el diálogo entre ambas naciones.      Expresó que cuando se medita sobre la crisis de civilización que enfrenta la humanidad, debemos pensar en estas culturas originarias, las cuales se han relacionado por siglos de manera amigable con la naturaleza, miran a los animales y a la tierra no con la intención de explotarlos de manera obsesiva, sino en una relación subjetiva distinta, y encuentran reservas para ver de otra forma el modelo de civilización durante los próximos siglos y milenios.      El montaje incluye algunas obras que ya han sido expuestas en otros lugares del mundo como el Museo Metropolitano de Nueva York, en las bienales de Sao Paulo y Venecia, y recintos de Alemania u otros países; está compuesta por 41 creaciones de 34 artistas de los pueblos originarios de ese país. Pertenecen al acervo de la Cooee Art Gallery, en Sídney, y de otras colecciones australianas.       Australia. El poder de la tierra, curada por Raffaela Cedraschi, investigadora del MNCM, busca una interpretación más antropológica que artística. Exhibe una colección de objetos y pinturas donada a este museo en 1974 y 2011 por la embajada australiana, la cual se incluye en el montaje por su importancia y en agradecimiento a la generosidad de ese país.      Son 25 piezas, elaboradas por los pueblos nómadas y seminómadas del desierto central y la selva norte de Australia. Ambas muestras permanecerán hasta febrero de 2020, informó el INAH en un comunicado.