LITORAL

EL PODER DE LAS PALABRAS EN NÉLIDA PIÑON

EL PODER DE LAS PALABRAS EN NÉLIDA PIÑON

Perfeccionista al grado que puede ser obsesiva al utilizar las palabras exactas que compondrán su obra, la novelista, cuentista y ensayista brasileña Nélida Piñón es creadora de una amplia obra literaria por la que goza de reconocimiento mundial, ser traducida a muy diferentes lenguas e invitada a impartir pláticas, conferencias y cursos. A la fecha ha publicado poco más de 20 títulos, entre los que sobresalen Guía-mapa de Gabriel Arcanjo (1961), El tiempo de las frutas (1966), La fuerza del destino (1977), La República de los sueños (1984) y El libro de las horas (2013).

La autora nacida en Río de Janeiro el 3 de mayo de 1934 también ha destacado por su compromiso con las causas sociales, contra la injusticia, especialmente por su activismo en contra de la dictadura militar en su país, la defensa de los derechos humanos y muy especialmente los de las mujeres.

También tallerista, al escribir su centro de atención es la literatura misma, no el lector, y para hacerlo hay que haber vivido, experimentado y, también, por qué no, adquirido las vivencias de los otros, tomarlas prestado para erigir mundos y personajes de total factura, como ha dicho. Eso sí, mientras se sienta frente a una máquina de escribir o una computadora, debe haber buena música, clásica, que invite a la inspiración.

No obstante lo anterior, en su espíritu perfeccionista Nélida corrige y mucho, porque la primera versión no basta, a pesar de lo impactante que pueda ser. “Con las correcciones trato de sacar el rostro auténtico de cada frase”, confesó en una entrevista con el diario español El País.

Nélida Piñón tiene ascendencia gallega, pues su madre es brasileña con antepasados en Galicia, mientras que su padre era de pura cepa de esa región. Se tituló como periodista en 1957 en la Pontificia Universidad Católica de Río de Janeiro y empezó a desempeñarse en ese oficio en diferentes medios. En 1961 publica su primera novela, Guía-mapa de Gabriel Arcanjo, posteriormente habrían de aparecer sus libros de cuentos Tempo das frutas (1966) y Sala de armas (1973), lo mismo que sus novelas Fundador (1969) o A casa da paixão (1972).

Centra entonces sus actividades en el mundo literario, lo que le ha llevado a ser parte de la Academia Brasileña de Letras, de la que asume la Primera Secretaría (1990), Secretaría General (1995) y la Presidencia (1996), siendo la primera mujer en conseguirlo, pero igualmente ha pertenecido a instituciones como el Consejo Nacional de los Derechos de la Mujer, la Comisión de Honor de los Festejos del V Centenario del Descubrimiento de Brasil, de la Comisión del IV centenario de la publicación de El Quijote (2004), de la Academia de Filosofía de Brasil (2006) y de varios Pen Club, incluyendo el de su país.

Por su literatura ha recibido diversos reconocimientos, entre los que sobresalen el Premio Príncipe de Asturias de las Letras (2005), el Juan Rulfo (2005) y el Menéndez Pelayo (2003). Como parte de su trayectoria, ha impartido cursos en diferentes universidades del mundo, como en Madrid, en ese interés que tiene por acercar las culturas hispana y portuguesa que corren por sus venas.

Nélida Piñón también ha publicado títulos como Sala de armas (1973), Tebas de mi corazón (1974), El color de las cosas (1980), La dulce canción de Cayetana (1987), El pan de cada día (1994), El presumible corazón de América (2002), Voces del desierto (2004), Aprendiz de Homero (2008), Corazón andariego (2009) y, más recientemente, La épica del corazón (2017).