Nace colección Vindictas

*El origen de este proyecto de la UNAM está en un suceso que vivió la joven escritora Ave Barrera, coordinadora de la colección: Halló en una biblioteca en viejo ejemplar de El lugar donde crece l...

*El origen de este proyecto de la UNAM está en un suceso que vivió la joven escritora Ave Barrera, coordinadora de la colección: Halló en una biblioteca en viejo ejemplar de El lugar donde crece la hierba y le pareció una gran novela, germinó la idea, y al momento ya hay tres títulos publicados

Por Juan Carlos Castellanos C.

México, 7 de noviembre (Notimex).— La única forma de conocer a un escritor es leyendo su obra, y la manera de mantenerlo vivo es trayendo al presente sus novelas, afirmó Socorro Venegas, directora de Publicaciones y Fomento Editorial de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).       Entrevistada por Notimex en ocasión del inminente lanzamiento de la colección Vindictas de esa casa de estudios, explicó que el objetivo de la serie es dar a conocer obras relevantes nacidas en Hispanoamérica, que en nuevas ediciones van acompañadas de un prólogo muy especial.       "El proyecto se centra en la mirada que tradicionalmente ha existido sobre la historia de la literatura hispanoamericana, mirada que permanecía incompleta y que ahora se concluye al hacer justicia a las obras de escritoras que apostaron sus vidas en la literatura y por la literatura en lengua española", manifestó.       De acuerdo con la entrevistada, esas obras que en su momento pudieron tener un reconocimiento importante fueron quedando en el olvido, bajo todo el polvo de los años, y ahora son rescatadas porque no hay mejor modo de valorar el trabajo de un escritor que conociendo directamente sus textos.       "Los prólogos de las tres primeras novelas de la colección, que ya se encuentran en la mesa de novedades de las librerías UNAM, son de escritoras mexicanas, pero más adelante se abrirán esos espacios a autoras de diversas nacionalidades", añadió Venegas vía telefónica.       Expuso que la mayoría de las autoras que han sido retomadas están vivas, aunque algunas en condiciones de salud frágil, ante lo cual destacó la importancia de la colección, “ahora que todavía están entre nosotros para vivir esta experiencia”, dijo.

Tres títulos ya en librerías

Más allá de coloquios o ensayos sobre una obra literaria, subrayó que lo fundamental es recuperar sus libros y ponerlos en manos de los lectores. Este año publicarán cinco títulos, de los cuales ya hay tres en librerías de la UNAM y pronto se verán en los puntos de venta del circuito comercial.       "Los títulos que ya existen son El lugar donde crece la hierba, de Luisa Josefina Hernández; Minotauromaquia, de Tita Valencia, y De Ausencia, de María Luisa “La China” Mendoza. El próximo lunes estarán en su formato electrónico a la venta en las plataformas electrónicas de la UNAM.       El origen de este proyecto está en un suceso que vivió la joven escritora Ave Barrera, a la postre coordinadora de la colección. Ella encontró en viejo ejemplar de El lugar donde crece la hierba, y le pareció buena novela. Luisa Josefina Hernández es conocida por su dramaturgia, pero no por sus novelas.       Así, se hizo presente la necesidad de rescatar esa novela, y luego, Barrera escribió el prólogo. El proyecto se amplió hasta pensar en una colección. Ave desarrolló el proyecto y llamó a otras autoras nacidas en los años 80, buscando una mirada importante entre generaciones, un diálogo entre las prologuistas y las autoras.       Una de las mayores complicaciones se centró en los derechos de autor. Muchas de esas escritoras recibieron por todos lados el mensaje de que sus obras no valían nada, otras escribieron a contracorriente en un medio literario dominado por una visión masculina que las invisibilizó, y a pesar de eso ellas persistieron.       "La pregunta es hasta dónde ellas mismas valoraron su propio trabajo. La mayoría no escribió un testamento, y de quienes lo hicieron, algunas no incluyeron los derechos de autor ni designaron un heredero de los beneficios de su obra. Tal vez pensaron que sus novelas no tenían valor y por lo mismo no dejaron nada por escrito en torno a los beneficios que pudieran generar", concluyó.