"En Altamar", decisiones al límite

*Tres náufragos a la deriva se ven en la necesidad de tomar una radical decisión: deberán comerse a uno de ellos

*Tres náufragos a la deriva se ven en la necesidad de tomar una radical decisión: deberán comerse a uno de ellos

Por Cristóbal Torres

México, 5 de noviembre (Notimex).— La Sala Xavier Villaurrutia del Centro Cultural del Bosque presentará la puesta en escena En altamar, del dramaturgo polaco Slawomir Mrozek y con la dirección de Saúl Meléndez, del 11 de noviembre al 10 de diciembre.      De acuerdo con el director escénico, se tuvo cuidado de "no alejarnos del discurso del autor", pues "es una obra muy breve y esa es una de sus mayores virtudes".       Con la actuación de Roberto Hernández, Luis Artagnan y Jorge Gidi, y escenografía de Alberto Rosas, la puesta en escena coloca a los personajes en una balsa a la deriva, donde decidirán cuál de los tres debe morir, motivando situaciones que van de lo cómico a lo absurdo.       "El espacio que logramos proviene de la sensación de artificio existente en la misma obra; no es una dimensión absurda sino onírica", aclaró Melendez, al afirmar sentirse entusiasmado por lo que su equipo consiguió en el aspecto visual del montaje.       Agregó que la obra escrita en la década de los 60 es una visión de la lucha política desde la perspectiva de un joven dramaturgo de mediados del siglo XX, donde "el canibalismo se convierte, no en una metáfora, sino en una descripción puntual de la política".       "La belleza de esta obra es que posee una premisa extremadamente simple: se convierte en una crítica muy interesante a la democracia y al sistema partidista", expuso por su parte el histrión Jorge Gidi, quien interpreta al más débil de los tres náufragos.