Apuestan por la música tradicional

*El Ballet Folklórico de México en abril de 2020 busca presentar un gran proyecto en el Auditorio Nacional

*El Ballet Folklórico de México en abril de 2020 busca presentar un gran proyecto en el Auditorio Nacional

Por Iván Santiago Marcelo

México, 29 de octubre (Notimex).— Este miércoles en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes, el Ballet Folklórico de México de Amalia Hernández tendrá una función de gala, acompañado por uno de los exponentes más importantes del son jarocho: el grupo Mono Blanco.       Salvador López, nieto de Amalia Hernández y director del Ballet Folklórico de México, señaló a Notimex que llevan cuatro meses integrando en sus presentaciones a agrupaciones representantes de la música tradicional mexicana, “porque son artistas muy valiosos, y tiene el valor del rescate, de la identidad, al igual que el ballet”.       “Logramos hacer este engrane entre la música que resulta fácil embonar con el proyecto dancístico, y nos permite entender que somos un vehículo para promocionar a los grupos con un enorme prestigio, quienes han tenido un reconocimiento internacional al igual que el ballet: somos portadores de la voz popular del país, del pueblo, de la esencia de México y el sentir profundo de nuestro pueblo”, apuntó.       Indicó que en este proyecto iniciaron sumando la participación de las orquestas sinfónicas Nacional (OSF) y del Estado de Puebla, así como al Mariachi Vargas, ahora al grupo Mono Blanco, y ya invitaron también a la Banda Filarmónica del Centro de Capacitación Musical y Desarrollo de la Cultura Mixe (CECAM).       “Me resulta como un conjunto de proyectos que generan una idea distinta de lo que significa el ballet, y es importante saber acerca de su vida, saber acerca de sus nuevos proyectos, así como también de sus nuevos derroteros y, en ese sentido, no sólo es parte del acervo dancístico del país, pues se sigue buscando nuevas ideas”, manifestó.       Salvador López agregó que también tienen pensado invitar a músicos de danzas tradicionales muy regionales o danzantes, quienes participan en sus lugares de origen y no suelen presentarse fuera de su localidad. “Queremos traerlos a Bellas Artes, será un proyecto complejo, pero muy interesante”, dijo.       Refirió que tienen pensado llevar a todos estos grupos al Auditorio Nacional y hacer una gran gala con el Mariachi Vargas, con Marimba Nandayapa, Elisa Carrillo, la Sinfónica Nacional, Mono Blanco y la banda Mixe.       "Hacer un enorme proyecto en una mezcla de estos sones, canciones, música y danzas para mostrar este valor de la gran diversidad de la cultura mexicana. La idea es hacerlo el 11 de abril (de 2020) en el Auditorio Nacional; estamos armando un proyecto de tamaño importante para que tenga una repercusión igual de importante”, sostuvo.

A unas horas de la función de gala

Mañana miércoles el grupo de son jarocho, Mono Blanco, dirigido por Gilberto Gutiérrez, acompañará al Ballet Folklórico de México con sones como "El Chuchumbé", pieza de hace 350 años que fue prohibida durante la Colonia, así como "Guacamaya" y "El toro zacamandú", los cuales en sus versos reflejan el contexto natural, cultural y religioso de los habitantes del sur de Veracruz.       En entrevista con Notimex, Gilberto Gutiérrez aseveró que el son mexicano está de regreso, “ya no sólo es el son jarocho, el huasteco, el huapango arribeño, sino que hay una fuerza del son mexicano, la cual se puede sentir en algunos festivales y está presente para ser la base de la música popular mexicana de este siglo”, dijo.       Expuso que como agrupación, Mono Blanco ha participado en conciertos de ópera, teatro, danza contemporánea y, en este caso, acompañando a un ballet folklórico.       Mono Blanco surgió en 1977, y durante sus más de 40 años de existencia ha llevado la fiesta y el ritmo del fandango por todo el país; pero también por diversos países del mundo.       “Muy bueno  [ha sido el recibimiento en otros países], lo mismo en China que en España, Australia o Inglaterra, porque es una música no complicada de gustar, porque son cuerdas, sonidos dulces, muy expresiva, de mucha fuerza. Aunque la gente no entienda el español, siente la fuerza de las coplas que cantamos, porque llevan una emoción implícita. Ha sido positivo el balance de andar por el mundo”, destacó.