Marco Zamudio expone “Alice en la madriguera”

*Se basa en personaje de Lewis Carol para pintar estados de ánimo de la mujer

*Se basa en personaje de Lewis Carol para pintar estados de ánimo de la mujer

Por Aura Fuentes

México, 29 de octubre (Notimex).— El pintor Marco Zamudio (Ciudad de México, 1973) presenta la segunda entrega de su serie “Alice”, nombre a su vez del personaje con el cual habla sobre un arquetipo de mujer como la Venus, Electra y cualquier estereotipo histórico, abordando con ellos en su obra los estados de ánimo del sexo femenino, tal y como muestra ahora en “Alice en la madriguera”.      “Esta segunda entrega tiene parte de la primera que es un poco más heavy o pesada, porque aludíamos un poco a la depresión, a la locura, a la desesperanza de la mujer, todo a partir de las terapias que di a esquizofrénicos hace cuatro o cinco años, de hecho, ahí partió mi estudio hacia la obra de Lewis Carol”, explicó a Notimex.      Lo anterior porque los pacientes siempre aludían a Alicia, motivo por el cual el pintor, cuya muestra permanecerá hasta el 15 de noviembre en el Centro Cultural Ahuehuete (colonia Roma), comenzó a obsesionarse con el argumento pero trató de fusionarlo con el tema que siempre ha manejado: la mujer y las posturas mentales y sentimentales de esta.      “Era un poco más hacia la locura y depresión, pero los cuatro nuevos cuadros se acercan mucho más a la oscuridad, al túnel, a la madriguera en la que entra Alicia y de la que nos hace creer que quiere salir. Si leemos entre líneas es un oscuro pasaje del que no quiere salir porque ahí se siente muy a gusto y protegida por todos sus vaivenes y estados de ánimo que tiene a lo largo del cuento”, relató.      Es así que Zamudio lo emparenta en la exposición “Alice en la madriguera” con los estados de ánimo de la mujer que tiene durante su ciclo menstrual y su ciclo de vida, además de que recurre mucho a la tristeza y al poder que tiene la mujer, la cual reconoce que a veces puede estar muy abajo, pero al final es la que mueve al mundo.      “El enigma siempre de no saber lo que quieren y tratar de comprenderlas hizo que cada vez las pintara más y es por eso que en el 98 por ciento de mi obra hay mujeres, a veces solas, a veces dos o tres, y si pones atención en la obra están en distintas actitudes, es un poco introspectivo el tamiz que tiene mi obra”, detalló.      Añadió que la técnica que empleó es la que usa de siempre, aunque hay dos cuadros en los que usó la del óleo sobre lino, pero bajo la preparación que usaba Francis Bacon llamada sisa, la cual es muy tenue de cola de conejo en donde los rasgos del pincel se notan mucho más por la tela tan fibrosa, por lo que dejó el lino casi en crudo y trabajó la parte de los personajes de manera tradicional.

Cuadros narrativos

Marco Zamudio se enfoca a la pintura realista, misma que define como la constante de la pintura narrativa en la historia del arte: “Yo siempre he dicho que el realismo siempre va por la lateral en el circuito del arte universal, tendencias y corrientes van y vienen, pero el realismo no tiene puja o un estado como el de las grandes vanguardias porque ha sido eterno desde las cuevas hasta nuestros días”.      Así rescata la tendencia de la pintura figurativa, para lo cual confesó que se basa en la fotografía y en modelos en vivo, pero sin pretender ser hiperrealista como otros pintores; su tendencia hasta cierto punto es surrealista pues de otra forma no podría contar la historia de Alicia porque requiere elementos que incluso no existen en la realidad y hace que la pintura entre en un grado metafísico.      Zamudio, quien es el creador de los murales The Passenger y el Andén de Ouroboros, para las estaciones Insurgentes y Tlatelolco del STC Metro, trabaja en la tercera entrega de Alicia, la cual nombrará “Alicia en la oscuridad” e incluirá otros cinco cuadros que expondrá el 22 de noviembre en la Pinacoteca de la Universidad de Nuevo León, en Monterrey.      “Esa serie es un poco más sublime, tiene rasgos que se emparentan con la narrativa de Hamlet y la de Electra, y varias historias del arte universal; al final mi serie siempre se emparenta con los arquetipos de la historia de la literatura y la pintura, porque necesito leer mucho, escuchar música y ver mucho cine para darle un sentido a la pintura, es lo que siempre le aconsejo a los jóvenes”, reveló.      Por último, el artista adelantó que más adelante buscará que las tres entregas de Alicia, que sumarán aproximadamente 26 cuadros, ya que la primera tuvo 16 obras, se expongan juntas en un museo de la Ciudad de México, para lo cual espera que quienes ya compraron sus pinturas puedan prestárselas para este fin.