Disturbios y un incendio en primer día sin militares en calles de Chile

La capital chilena volvió a registrar una nueva jornada de manifestaciones que terminaron en fuertes disturbios y enfrentamientos con las autoridades, además de que se registró un gran incendio en ...

La capital chilena volvió a registrar una nueva jornada de manifestaciones que terminaron en fuertes disturbios y enfrentamientos con las autoridades, además de que se registró un gran incendio en un centro comercial.

En el primer día sin estado de emergencia y sin militares desplegados en las calles, las protestas volvieron a degenerar este lunes en disturbios en la capital chilena, donde un centro comercial fue incendiado. También ardieron un hotel y la estación de metro de Plaza Italia, entre otros.

Los disturbuios se presentan pese a las nuevas medidas anunciadas por el gobierno -entre ellas, un profundo cambio de gabinete- para reclamar reformas estructurales que generen una sociedad más justa.

La marcha se mantuvo pacífica en la mayor parte de su trayecto por la Alameda Bernardo O'Higgins, la principal arteria de Santiago, pero en ese punto se produjeron enfrentamientos con las autoridades, y se sumaron otros incidentes violentos en varios puntos de la capital.

El más grave de ellos ocurrió en un centro comercial de la Alameda, donde un ataque y saqueo a varios locales derivó en un incendio de grandes proporciones.

Al menos 20 personas han muerto durante la ola de protestas antigubernamentales que forzaron al presidente Sebastián Piñera a pedir perdón y a cambiar este lunes a ocho ministros del gobierno.

Chile enfrenta una crisis social desde la semana pasada luego que el gobierno del presidente Sebastián Piñera anunció un aumento en la tarifa del pasaje del Metro de 800 a 830 pesos chilenos (de 1.13 a 1.17 dólares), una medida que provocó una ola de protestas.

Las protestas obligaron al mandatario a cancelar el aumento en el costo del pasaje en el Metro, así como a presentar una agenda social que incluye varias medidas económicas. A pesar de ello, las manifestaciones prosiguen.