Barry Ament y los carteles de conciertos

*El cofundador de Ames Bros habla sobre la génesis de sus carteles de conciertos y el extraño sentimiento que le generan los altos precios a los cuales a veces se venden

*El cofundador de Ames Bros habla sobre la génesis de sus carteles de conciertos y el extraño sentimiento que le generan los altos precios a los cuales a veces se venden

Por Cristóbal Torres

México, 28 de octubre (Notimex).— Ames Bros es una compañía de diseño gráfico fundada en Seattle en 1994 por Barry Ament y Coby Schultz; su labor creativa ha abarcado desde portadas de discos hasta la elaboración de logotipos para celebridades como LeBron James; sin embargo, son mundialmente reconocidos por los posters que hacen de conciertos.       El cartel de concierto “era algo que ya existía en la escena subterránea de Seattle”, refiere Barry Ament en entrevista con Notimex. “Se hacían carteles para pequeños eventos locales. Lo que hicimos fue trasladar esa idea a una banda ya consolidada como Pearl Jam”.       El hermano de Barry Ament es Jeff Ament, bajista del referido conjunto de grunge; sin embargo, a pesar de la cercanía con una agrupación icónica de los años 90, Barry acepta que su mundo era otro. “Siempre he admirado a los músicos, pero nunca fui bueno tocando; a mí se me dieron más las artes gráficas. Desde muy pequeño fui bueno para dibujar”, platica el ilustrador.      Amet recuerda que siempre tuvo una personalidad ensimismada. “Como soy muy introvertido, para mí siempre fue más cómodo pasármela solo dibujando en mi cuarto; era más fácil eso que estar en un escenario tocando en frente de mucha gente”.       Fue en la universidad donde conoció a Coby Schultz, “compartíamos el mismo sentido del humor”, recuerda, pues en la escuela de artes el ambiente solía ser muy serio. Ultimados sus estudios, se mudaron a Seattle y fundaron Ames Bros, donde volverían famosos los carteles de conciertos.       Con esos afiches “queríamos mantener el contacto personal imprimiendo sólo unos cientos de copias cada noche; intentamos mantener esa esencia que había en la escena subterránea a pesar de que la banda ya era muy popular”.

El valor de los carteles de concierto

Hoy en día, un cartel realizado por Ames Bros durante el segundo lustro de los años 90 puede llegar hasta los mil dólares. “Es halagador que algo hecho por nosotros tenga ese valor; sería peor si no valiera nada”, reconoce Ament.       No obstante, acepta que “es un sentimiento muy extraño ver cómo un cartel que vendimos en 40 dólares ahora lo venden en cuatro mil dólares; pero también es halagador porque significa que la gente lo valora”.       A pesar de la especulación que gira alrededor de la obra de Ames Bros, para Barry Ament “lo más importante es que a la gente le nazca conservar nuestro trabajo en los años por venir. Todo el tiempo trabajamos para crear algo considerado especial por las personas”.       Mirando al futuro, Ament no sabe qué le deparará a una industria basada en el papel, sobre todo en tiempos donde la tendencia es dar un salto a lo digital. “He platicado con algunas personas al respecto porque, al ser un producto hecho con papel, no es necesariamente bueno para el ambiente. Tendremos que ser creativos y hallar una forma de seguir haciendo esto”.       “Nosotros nos esforzamos por crear algo que la gente no tirará a la basura; eso es muy importante porque no deseamos generar más desechos. Llegará un momento del tiempo en el cual ya no tengamos que generar más residuos, eso me parece bien. Tal vez tengamos que seguir haciendo este tipo de carteles en una realidad virtual”, vislumbra.       El Museo del Objeto del Objeto (Modo) alberga la exposición “10/25 Carteles de Conciertos” donde exhibe más de 450 carteles de Ames Bros y Modelorama —estudio que importó el concepto a México—; estará abierta hasta febrero de 2020