Policías continúa desalojo de ciclistas y manifestantes de Plaza Italia

Por Lucía Tadeo Sánchez. Enviada

Por Lucía Tadeo Sánchez. Enviada

Policías continúan incansables sus intentos para dispersar con chorros de agua y con gases lacrimógenos a personas y ciclistas que realizaban este domingo una manifestación pacífica en la Plaza Italia de esta capital.

A bordo de tanquetas y vehículos que transportaban a los elementos, buscan ahuyentar a todo aquel que permanezca cerca al monumento del general Manuel Baquedano.

Aunque por momentos la gente se dispersa hacia los alrededores, de nueva cuenta regresan al punto en el que desde hace una semana ha sido su punto de encuentro.

Atentos, otros ciudadanos observan lo que sucede a una distancia considerable, sin dejar de gritar, aplaudir, hacer ruido con cacerolas y ondear las banderas de Chile y del pueblo mapuche.

En tanto, estudiantes de medicina también se encontraban en alerta para ofrecer su ayuda en caso de que alguien lo requiriera, principalmente rociar con un spray hecho a base de agua y bicarbonato los ojos y cara de las personas afectadas por los gases lacrimógenos.

Personas de todos los segmentos de la población fueron convocadas en redes sociales para reunirse este domingo en esta icónica plaza para los chilenos, y posiblemente toda esta semana.

Por algunos momentos los carabineros (policías) descienden de las unidades para perseguir a los manifestantes e intentar que se alejen, sin embargo sólo lo consiguen por algunos instantes.

Esta situación podría continuar hasta altas hora de la noche, ya que desde el sábado el toque de queda fue levantado y ya no pueden ser multados o arrestados por permanecer en las calles.

El anuncio del aumento en el precio del pasaje del metro de 800 a 830 pesos chilenos y del servicio de la luz, fueron principalmente los detonantes para que desde la semana pasada estudiantes chilenos decidieran saltar los accesos al metro sin pagar, así como realizar actos vandálicos en diversas estaciones.

Además de ellos, en días posteriores salieron a las calles a protestar todos los sectores de la sociedad.

Aunque el aumento a las tarifas fue suspendido, sólo provocó que otras problemáticas salieran a la luz, como los carentes servicios de salud, pensiones, calidad de la educación, bajos salarios, altas tarifas de peaje, entre otros.

A la par de las manifestaciones se registraron disturbios como pintas en las calles, saqueo a tiendas, comercios y hoteles, algunos locales más fueron incendiados y también se reportó la muerte de casi 20 personas.

Luego de todos estos actos, el pasado 19 de octubre el presidente de Chile, Sebastián Piñera, decretó Estado de Emergencia y toque de queda en algunas regiones del país, incluida la metropolitana, donde se ubica la capital Santiago.

Sin embargo, la víspera se suspendió el toque de queda en todos los lugares decretados previamente, mientras que a la media noche de este domingo será levantado el Estado de Emergencia.