Reabren Templo Mayor chiapaneco dañado por sismos

*La emblemática edificación que data del siglo XVI, recibió acciones de restauración tras verse afectada durante los sismos ocurrido en 2017

*La emblemática edificación que data del siglo XVI, recibió acciones de restauración tras verse afectada durante los sismos ocurrido en 2017

México, 27 octubre (Notimex).— Tras dos años de restauración, el Templo Mayor, donde se venera a San Andrés, santo patrono de la comunidad tzotzil de San Andrés Larráinzar, en Chiapas, abrió sus puertas luego de los daños sufridos por los sismos del 7 y del 19 de septiembre de 2017.      Los especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) trabajaron con el apoyo del Patronato para la Restauración del Templo Mayor y de las autoridades tradicionales, constitucionales y religiosas, para atender este edificio cuya construcción se remonta al siglo XVI.      Después de los sismos el techo de madera y teja fue dañado y en el edificio se abrieron fisuras y grietas, se desprendieron aplanados de los muros y el daño mayor fue en la estructura principal de la cubierta, ya que se separó en los puntos de apoyo sobre los muros laterales, se indicó en un comunicado.      Parte de la restauración consistió en la consolidación y restitución de aplanados de cal en muros, la rehabilitación de la cubierta del templo mediante el retiro y colocación de tejas, aunado al forjado de marcos de ventanas ojivales y la inyección de grietas al interior y exterior de muros laterales.      Las labores de restauración arquitectónica se efectuaron bajo la supervisión de los arquitectos Jimny Bah Rosado y Ramón Eduardo Ruiz Gómez, del Centro INAH Chiapas, y fueron realizados por el ingeniero Fernando Pariente García y su equipo; mientras que la restauración de imágenes corrió a cargo de María Rosa García Sauri y Nayeli Pacheco Pedraza.      Las ocho imágenes que recibieron limpieza y trabajos de consolidación, fijado, unión de fragmentos y de elementos desprendidos, fueron: San José, Virgen de la Natividad, Virgen de la Concepción, San Mateo, Virgen del Rosario, Niño Dios grande y Niño Dios pequeño y San Andrés, las cuales fueron devueltas para ser colocadas en su lugar original.