¿Quieres que te lo lea otra vez?

*El programa de fomento a la lectura tuvo como invitada a la actriz Sophie Alexander-Katz, quien narró el cuento "Bolay", cuyo mensaje gira en torno a la migración mundial

*El programa de fomento a la lectura tuvo como invitada a la actriz Sophie Alexander-Katz, quien narró el cuento "Bolay", cuyo mensaje gira en torno a la migración mundial

Por Juan Carlos Castellanos C.

México, 26 de octubre (Notimex).— Los rostros risueños de decenas de niños y niñas de preescolar y primaria iluminaron esta tarde el Palacio de Bellas Artes, que de la mano de profesores y padres de familia asistieron al programa "¿Quieres que te lo lea otra vez?", que tuvo como narradora invitada a la actriz mexicana Sophie Alexander-Katz.       La artista de teatro y televisión, nacida en la Ciudad de México en 1978, hizo gala de su método de lectura claro y expresivo. Su timbre y tono de voz, educados para dar vida y personalidad propia a cada personaje de los relatos, impresionaron a los pequeños estudiantes y a los adultos que los llevaron a la Sala "Manuel M. Ponce" del palacio de mármol. Risas y emociones se agitaron.       Uno de los cuentos que leyó la actriz fue "Bolay", una narración corta, interesante y aleccionadora de la escritora Irma L. Uribe, en la que una hermosa jaguar, desde su escondite en lo alto de cualquier árbol de la selva, cada día observa pasar a mucha gente: niños y niñas, señores y señoras, y ancianos y ancianas. Son migrantes que han dejado sus casas en busca de una vida mejor.       Esa situación la conoce "Bolay". Ella los ama, los cuida y protege porque sabe que abandonaron su hogar, su pueblo, su país, dejando atrás a sus amigos y a su cultura. Lo que reconforta a la jaguar es que a donde vayan tendrán la oportunidad de conocer nuevos amigos y otra forma de ver la vida y el mundo, a través de la cultura desarrollada durante siglos en la tierra que los recibirá.       Aún más, "Bolay" cuida a los migrantes. Por eso los guía hacia donde ella sabe que podrán encontrar cobijo seguro. —¿Cómo lo hace?—, preguntó una niña curiosa de ojos grandes y brillantes. La respuesta vino de inmediato con la narración: “Por la noche, mientras todos los migrantes duermen para reponer fuerzas y poder seguir su camino, ella avanza y deja huellas con sus garras”.       Al final de la sesión, los infantes aventaron una retahíla de preguntas y comentarios germinados en su curiosidad, inocencia y alma, todavía libre de prejuicios. En un afán incluyente, la actividad contó con intérprete en Lengua de Señas Mexicana, con lo que el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), a través de su Coordinación de Extensión Cultural, promueve el fomento a la lectura.