Las propuestas pedagógicas de Siqueiros

*La Sala de Arte Público que toma el nombre del muralista dio a conocer tres nuevos proyectos

*La Sala de Arte Público que toma el nombre del muralista dio a conocer tres nuevos proyectos

Por Juan Carlos Castellanos C.

México, 25 de octubre (Notimex).— Trabajar desde la curaduría pedagógica con dispositivos de inclusión que eliminen la figura del espectador pasivo, es una meta de la nueva administración de la Sala de Arte Público Siqueiros, informó esta tarde su curadora Adriana Melchor.      La especialista en la obra de David Alfaro Siqueiros (1896-19749) dijo que la estrategia busca el intercambio de conocimientos, crear nuevos públicos y difundir el legado del también militar, en cuyo corpus artístico hay numerosos murales, colecciones de dibujos, obras de caballete y gráfica.      En esta nueva etapa se abren paso tres proyectos que serán abiertos al público el próximo 30 de octubre. El primero es La última parte del cuerpo, exposición de Noé Martínez quien recurre a la tecnología y la enlaza con su creatividad. Aquí el sonido es medio de comunicación que une el pasado con la actualidad de la cultura huasteco-nahua en una intervención picto-escultórica-sonora.     El segundo es La difícil experiencia de salir de experiencias difíciles, de José Luis Sánchez Rull. Está montada en El Cubo de la Sala de Arte Público, un espacio alto, amplio e iluminado, donde el artista realiza una muestra en torno a la textualidad, visualidad y referencialidad de las imágenes. Todo un mosaico de imágenes, el cual hace recordar que el autor es un gran lector.      Melchor habló de Siqueiros pedagogo, la tercer muestra que mira la faceta pedagógica de ese personaje icónico del arte mural mexicano. “David Alfaro Siqueiros fue crítico de los métodos y planes de estudio de las escuelas de arte, por lo cual ideó nuevas formas pedagógicas, sobre todo, para el arte mural. Las tres exposiciones estarán vigentes hasta el 23 de febrero de 2020.      La Sala de Arte Público Siqueiros está localizada en la zona de Polanco en la Ciudad de México, y junto con La Tallera Casa Estudio de David Alfaro Siqueiros, en Cuernavaca, Morelos, son herencia de ese artista “al pueblo de México”, de acuerdo con un testamento público que él realizó. Ambas casas resguardan y difunden la obra y legado de ese artista.