Voces libres en memoria de Amparo Ochoa

[Durante el concierto que se realiza hoy en el Teatro de la Ciudad para recordar a Amparo Ochoa a 25 años de su muerte, también se dará a conocer la Fundación que lleva el nombre de la cantante si...

[Durante el concierto que se realiza hoy en el Teatro de la Ciudad para recordar a Amparo Ochoa a 25 años de su muerte, también se dará a conocer la Fundación que lleva el nombre de la cantante sinaloense para respaldar el arte de las nuevas generaciones…]

Por Juan Carlos Castellanos C.

México, 24 de octubre (Notimex).? Amparo Ochoa (Sinaloa, 1946-1994), y la denominada “nueva canción”, movimiento artístico y cultural con tintes sociales nacido en los albores de los años setenta para permear toda la América Latina del cual Amparo Ochoa fue una figura sustancial, “no fueron ni son una moda”, asegura, tajante, su hija María Inés Ochoa:      ?A través de sus interpretaciones, mi madre ha marcado una honda brecha en la música mexicana y en la historia de Latinoamérica. Desde hace casi 50 años la nueva canción impulsa a jóvenes de cada generación para que hablen con su voz y su guitarra de las cosas que suceden en el mundo.      Entrevistada por Notimex en ocasión del concierto Voces con libertad que ofrecerá hoy, en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, junto con Óscar Chávez, Gabino Palomares, Guillermo Velázquez y otros cantores, María Inés reconoce, sin embargo, que los jóvenes en la actualidad sí saben quiénes son esos artistas aunque no de la forma como ella quisiera:      ?El impulso que ha llevado a nuevas generaciones a hacer sus propias canciones tiene mucho que ver con su conocimiento de los artistas que dieron origen a o mantienen vigente la nueva canción, como el mexicano Óscar Chávez, los argentinos Facundo Cabral y Mercedes Sosa, el brasileño Caetano Veloso, los uruguayos Alfredo Zitarrosa y Daniel Viglietti, el nicaragüense Carlos Mejía Godoy o los cubanos Pablo Milanés y Silvio Rodríguez.

Madre y artista

Para La Rumorosa, como María Inés Ochoa se hace llamar en el medio musical, la frontera que existe entre la Amparo Ochoa-mamá y la Amparo Ochoa-artista es tan delgada como tenue, “casi imperceptible”.      ?¿Con cuál imagen se ha quedado María Inés en ambas acepciones de la misma persona?, ¿qué enseñanza le dejó quien murió prematuramente (a los 47 años de edad) víctima de cáncer de estómago? ¿Tuvo tiempo de cuidar, criar, educar e iniciar a su hija en el mundo del arte?      ?Mi mamá murió cuando yo era muy pequeña [cuando muere Amparo Ochoa, en 1994, María Inés estaba por cumplir 11 años, nacida también en Culiacán en 1983]. Tengo un recuerdo muy bello y cariñoso de una madre que estuvo en su casa en los momentos en que siempre la necesite. Sin embargo, no pude convivir mucho con ella. Cuando la empecé a conocer, la conocí como artista, como una mujer fuerte y luchadora que siempre se alzaba ante la injusticia.      María Inés Ochoa se estremece cuando habla de su madre. En sus manos sostiene su más reciente disco: Del Alma, en el que interpreta temas tradicionales del cancionero popular mexicano, como “Dos arbolitos”, “La Malagueña”, “La Calaca” y “Fallaste, corazón”, de las 13 canciones en total que contiene la nueva grabación.      ?Las cualidades que siempre tuvo mi madre me formaron el carácter como ser humano y me forjaron la carrera como artista. Sin duda, Amparo Ochoa no solamente es mi madre, también es mi maestra de vida y de canto ?menciona al tiempo que sus grandes ojos, herencia de la madre Amparo, se fijan en el horizonte, como buscándola.      Diez años tenía cuando perdió a su madre. Y aunque el tiempo no fue suficiente para dar a la hija todo lo que hubiera deseado, Amparo Ocho le heredó la memoria vocal y corporal, visibles cuando María Inés subió por primera vez a un escenario.

Fundación Amparo Ochoa

?Sucedió durante un homenaje a mi madre, hace años. Desde el primer instante sentí que pertenecía a ese mundo, al canto comprometido y verdadero. La influencia de mi madre ha sido muy importante, sin duda ?asevera la artista, quien da un giro a la conversación para hablar de la Fundación que va a “eternizar” el nombre de su progenitora.      Explica que la idea de crear la Fundación Amparo Ochoa, una asociación civil sin fines de lucro, nació tras la iniciativa de varias personas ?entre ellas la misma María Inés? de hacer un homenaje a Amparo Ochoa. Coincidieron al pensar que el asunto no debía quedar únicamente en un concierto, sino en una acción que trascendiera.      Debía ser algo que tuviera también congruencia con el trabajo que ella desarrollo a lo largo de su vida, sobre todo en el sentido de apoyar a los jóvenes que desean abrirse paso en el mundo del canto. Ayudar, igualmente, a las causas sociales dentro y fuera del país, mostrar solidaridad con las clases marginadas y apostar por la justicia y la legalidad.      ?Así fue como creamos una Fundación que no nada más celebrara la vida de Amparo Ochoa y preservará su legado musical, sino también apoyara el talento de nuevas generaciones que han dedicado su trabajo a fomentar la divulgación de la realidad de este país. Voces con libertad es el programa de la Fundación que celebra la vida de mi madre.      La Fundación Amparo Ochoa surge tras 15 años de aquella primera idea con la que se gestó, y se dará a conocer públicamente durante el concierto de hoy, 24 de octubre, en el Teatro de la Ciudad Esperanza iris de la Ciudad de México, acontecimiento cercano al 25 aniversario luctuoso (ocurrido el 26 de septiembre de 1994) de la intérprete de “El barzón”, “La maldición de La Malinche” y otros temas.

Luz que genera cambios

?Durante este concierto ?dice La Rumorosa? daremos a conocer la importancia de celebrar la vida de Amparo Ochoa. La Fundación es un esfuerzo realizado, hasta este momento, por artistas, la producción y quienes somos parte de ella. La intención es tejer un espíritu de solidaridad y un entorno en el que el apoyo sea de todos para todos. Luchamos y trabajamos para fomentar las artes.      Consecuentemente, a través de la Fundación “todos se pueden ayudar, e incluso es posible aprender los unos de los otros si conviven y están constantemente girando en el mundo de la música”:      ?Hasta el momento no tenemos un domicilio físico, solamente una página en Facebook ?enfatiza, ahora, la promotora cultural.      Para el mediano plazo, informa enseguida María Inés, se tiene pensada la creación no sólo de un museo dedicado a Amparo Ochoa, con sus objetos personales, sus apuntes y discos, “su hermoso y mexicanísimo guardarropa” y accesorios que utilizó en los escenarios, sino un espacio donde se pueda mostrar el trabajo musical de diversos artistas.      ?Es decir, un foro para que mexicanos y extranjeros eleven su canto, un sitio especial donde realicemos intercambios culturales e intercambiemos experiencias. Esto que ya comenzamos a construir no hay nada ni nadie que lo detenga.      Finalmente, hace un retrato de su madre:      ?Es una luz que ha provocado que yo quiera hacer algo en esta vida, no sólo por mi carrera personal, sino revolucionar el entorno en el que habito y del que me hizo parte. Ella hizo un camino por el que algunos hemos caminado, muchos otros caminan sin darse cuenta y otros más habrán de caminar…