Evo Morales se declara ganador de elecciones en Bolivia

El presidente de Bolivia, Evo Morales, anunció hoy su triunfo en la primera vuelta de las elecciones del domingo, tras alcanzar una ventaja de 10.02 por ciento sobre su rival Carlos Mesa, por lo que ...

El presidente de Bolivia, Evo Morales, anunció hoy su triunfo en la primera vuelta de las elecciones del domingo, tras alcanzar una ventaja de 10.02 por ciento sobre su rival Carlos Mesa, por lo que sería reelegido para un cuarto mandato sin necesidad de una segunda vuelta.

Con el 98.09 por ciento de las actas escrutadas por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) hasta las 01:28 de este jueves, Evo Morales sumaba el 46.77 por ciento de los sufragios, 10.02 puntos por encima de los 36.75 de Mesa, la ventaja necesaria para ser reelecto en la primera vuelta, según el diario boliviano La Razón.

“Una buena noticia (...) Ya ganamos en la primera vuelta”, dijo Morales en una conferencia de prensa ofrecida tras conocerse el cómputo oficial de las elecciones actualizado en línea por el TSE y que de consolidarse esa ventaja no habría una segunda vuelta electoral.

Lamentó que ciertos “grupos de políticos” desconozcan los datos. “Insisten en el odio, en el desprecio, en la discriminación”, aseguró, invitándo a la oposición a una “profunda reflexión” sobre lo ocurrido en estos últimos días, marcados por las tensiones políticas y sociales.

Morales, quien gobierna el país desde enero de 2006, destacó su triunfo y expresó su confianza en consolidarlo con la conclusión del conteo, menos del 2.0 por ciento, además cuestionó las movilizaciones que se dan exigiendo una segunda vuelta electoral.

La víspera, el opositor Carlos Mesa advirtió que no reconocería los resultados del Tribunal Supremo Electoral, al que acusa de haber manipulado la votación para favorecer al candidato oficialista, por lo que grupos opositores mantienen protestas en todo el país.

El sistema electoral en Bolivia da por ganador al candidato que alcance el 50 por ciento o más de los votos, o al menos el 40 por ciento con una diferencia de 10 puntos sobre el segundo más votado, pero si ningún candidato consigue esos porcentajes, los dos más votados pasan a una segunda vuelta.