Fotografías de un siglo a color

* La exposición incluye imágenes captadas con diferentes técnicas

* La exposición incluye imágenes captadas con diferentes técnicas

Por Evangelina del Toro

México, 22 octubre (Notimex).— Soñando la fotografía a color. Un siglo de retrato coloreado en México, 1860-1960 es la exposición que abarca más de 140 piezas realizadas con técnicas diferentes, en donde 90 por ciento son imágenes de mujeres entre las que destacan María Félix, Carmen Mondragón, Dolores del Río, así como niños y familias de la época.       La curadora de la muestra, Tania Sanabria, dijo que se realiza un recorrido histórico comenzando por el daguerrotipo, así como por las primeras imágenes de color directo de 1907 con placas autocromas, una serie de fotos de los años 20 con influencia francesa, hasta el antecedente de Andy Warhol y una selección de Beatriz Escamilla, la cual abarca desde principios del siglo XX hasta la mitad de tal lapso.       "Todos miramos el color a partir de las épocas que se viven. El 96 por ciento de la muestra son mujeres y uno de los coleccionistas contaba que sólo en mercados encontraba imágenes de mujeres y niños, casi nunca de hombres, quizás por el machismo", mencionó.       Durante un recorrido previo a la inauguración que será el próximo jueves, precisó que después de la década de los 60, se comenzó a aplicar el color directo en lugar de mandarlas a colorear.       María del Sol Argüelles, encargada del Museo Mural Diego Rivera —recinto donde se presentará la exposición que estará a partir del próximo 24 de octubre y hasta el 9 de febrero de 2020—, dijo que la muestra “convoca a la nostalgia de un tiempo, y en la era digital viene mucho al caso, ahora que se usan filtros en las redes sociales y en los teléfonos, pero ver cómo sucedió eso, de manera manual apunta a un análisis social”.       Mencionó que en el marco del Festival Foto México, el museo es sede de dicha exhibición, la cual “es la memoria viva de un tiempo en la fotografía en México, que se ha ido perdiendo de manera natural por los avances tecnológicos, pero rescatamos que el objeto de la fotografía coloreada es un objeto único que no se puede igualar”.