Despiden a Gilberto Aceves Navarro en Bellas Artes

*Las guardias de honor se suceden ante el féretro del pintor, dibujante, grabador y escultor

*Las guardias de honor se suceden ante el féretro del pintor, dibujante, grabador y escultor

Por Juan Carlos Castellanos C.

México, 22 de octubre (Notimex).— Con el sol en el cenit, el Palacio de Bellas Artes cobija, cálida y amorosamente, al incansable maestro Gilberto Aceves Navarro (1931-2019), cuyos restos mortales arribaron al máximo recinto dispuesto para la promoción, lucimiento y esplendor del quehacer artístico.       Desde las 12:00 horas se rinde un homenaje al pintor, dibujante, grabador y escultor. Muchos familiares, algunos funcionarios públicos, contados compañeros de oficio y uno que otro alumno están en la pompa fúnebre; a la puerta del Palacio, una carroza, lúgubre y enorme.       Según los organizadores, el maestro puede ser despedido ahí mismo hasta las 15:00 horas de hoy. En tanto, a la derecha del féretro de madera café, sus deudos: a la izquierda, el Coro de Madrigalistas de Bellas Artes dirigido por Carlos Aransay, que a manera de bienvenida hace lo suyo.       El coro interpretó la Selección de Oficio de Difuntos, de Tomás Luis de Victoria. Desde los primeros acordes el féretro es mirado con cariño por los presentes. Flores blancas dan aroma a la escena.       Su amigo y compañero de lides artística, Luis Rius Caso, ofrece para los asistentes una semblanza del malogrado artista; Luis Ignacio Sáinz Chávez hace evocaciones y comentarios sobre la vida y obra del homenajeado, y el también artista plástico Gabriel Macotela se limita a agradecerle su obra.       Hay coincidencias entre los oradores: la exposición retrospectiva que Gilberto Aceves Navarro tuvo en el Palacio de Bellas Artes en 2008 fue por muchas razones excepcional. Como artista, trasciende en la memoria colectiva e individual; fue un clásico en vida, un tesoro viviente, y en presente histórico es un fabulador visual único.