Elida Almeida, joven cantante caboverdiana en Bellas Artes

*Llevará sus ritmos tradicionales y nuevos, en criollo y portugués, como parte del 85 aniversario del recinto

*Llevará sus ritmos tradicionales y nuevos, en criollo y portugués, como parte del 85 aniversario del recinto

Por Juan Carlos Castellanos C.

México, 20 de octubre (Notimex).— Desde su más tierna infancia, la gente de Cabo Verde canta, baila y toca algún instrumento musical o hace todo eso. Por ello, Elida Almeida (Pedra Badejo, Cabo Verde, 1993) no deja de mover su cuerpo e interpretar alguna canción tradicional.       "Canto desde que era una criaturita. Crecí rodeada de música y ritmos tradicionales de esa región del mundo. De adolescente comencé a escuchar una gama más amplia de voces, instrumentos y sonidos originales, lo que me llevó a cantar de una manera más seria y mucho más formal", recordó.       Entrevistada por Notimex en ocasión de su primera visita a México, la cantante de 26 años de edad se presentará en el Palacio de Bellas Artes el próximo 23 de octubre, en un concierto que continuará con la celebración del 85 aniversario de ese recinto. El programa que ha diseñado es especial para esa fecha.       Almeida dice mantener la añeja tradición de artistas que han salido de esa zona del planeta para tomar y conquistar el mundo, como en su momento lo hicieron Teófilo Chantre, Bitori y Cesária Évora, llamada con justicia "Diva de los pies descalzos", y una nueva generación con Mayra Andrade y Lura, al frente.       "Canto siempre, en todos lados y a toda hora. Inicié en concursos de las escuelas de educación básica en las que estudié, luego comencé a trabajar en bares, restaurantes y hoteles, nunca asistí a una academia ni tuve profesor alguno de música o canto; soy autodidacta porque nací con la música", indicó.       Una noche, trabajando, fue descubierta por un productor artístico y por un promotor de espectáculos internacionales. La existencia de Elida Almeida dio un giro total. "Como en un hermoso sueño, muy pronto firmé contrato y de repente ya había grabado un par de discos", mencionó la joven intérprete.

La música, el alma de Cabo Verde

"Sigo cantando y bailando donde me encuentre. Uno de los principales activos de Cabo Verde es justamente su gente, quien sin excepción lleva en la sangre el arte, sobre todo el musical; la música es el alma de Cabo Verde", agregó sin dejar de mover su cuerpo con singular cadencia.       Elida Almeida explicó que su estancia en México obedece a una gira de carácter artístico, que la ha llevado hasta ahora a Estados Unidos y Canadá. Su voz en criollo caboverdiano y en portugués elevará diversos ritmos africanos nacidos en ese archipiélago, que han trascendido en el tiempo y el espacio.       "Donde yo nací existe una amplísima variedad de estilos, corrientes musicales, autores, compositores y arreglistas, además de instrumentistas. Cabo Verde ha sido catapulta de grandes artistas que, como yo, han tenido la oportunidad de recorrer parte del mundo para mantener viva nuestra tradición y cultura", sostuvo.       A pesar de su corta trayectoria, la cantante ha desarrollado un sello y personalidad que la identifica de inmediato. En ese crisol de arte y pasión se funden los ritmos populares de su país natal, como funaná, batuque, coladera, tabanka y morna, género que mezcla fado, música portuguesa que narra experiencias de vida mediante un canto melancólico con ritmos africanos.       "Día a día consumo mucha música, tanto de mis raíces como del resto del planeta, por eso cuando me paro en el escenario puedo atrapar al público, pues a pesar de ser cantos que encierran tristeza, nostalgia y evocación por su origen, están vestidos de una increíble belleza que subyuga a quien escucha", aseguró.       Para Elida Almeida la música es universal, "y así como desde niña yo encontré en ella la forma de expresarme, millones de personas alrededor del mundo tienen en la música su forma de aflorar y dejar ver sus sentimientos. Espero que en el Palacio de Bellas Artes el público se identifique conmigo; los amo”, concluyó.