Cerco, donde detuvieron a Ovidio Guzmán en Culiacán

Por Hugo Gutiérrez. Enviado

Por Hugo Gutiérrez. Enviado

Es un cerco, una serie de calles cerradas e instalaciones, lugar de la detención del hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán y el detonante de la refriega que amenazó con convertirse en una masacre.

Un intrincado barrio de callejones, en los límites de Tres Ríos y la colonia Gabriel Leyva, que tiene un exclusivo desarrollo denominado La Jolla, un edificio de departamentos y un SPA llamado Marisma, es donde detuvieron al hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán y surgió la violencia el pasado jueves.

Este perímetro está entre la calle -sin salida- Doctor Ramón Ponce de León, las vías Teresa Villegas y Doctor Manuel Romero, de la Colonia Gabriel Leyva, y la calle Doctor Alejandro Avilés Inzunza ya en el sector Tres Ríos.

Fue justamente entre el SPA Marisma y el complejo privado de lujo llamado La Jolla, donde la patrulla de la Secretaría la Defensa Nacional y la Policía Federal, detuvieron a Ovidio Guzmán López, hijo de “El Chapo”.

La Jolla es un desarrollo privado con jardines y de unas ocho lujosas residencias. El SPA Marisma fue un vivero de la Universidad Autónoma de Sinaloa con vegetación exuberante.

Sin embargo, para cuando la patrulla daba vuelta en la esquina de La Jolla, “Los Chapos” ya sabían de los movimientos de los cerca de 30 elementos, que a pie y en una decena de vehículos, se aproximaron en un recorrido por la calle Dr. Manuel Romero hacia su cruce con Dr. Alejandro Avilés Inzunza, donde se encontraba el hijo del capo sinaloense.

Incluso, existen al menos dos videos, desde dos torres de departamentos y oficinas de estos sucesos. Son las Torres Tres Ríos y Torre Santa María, que están precisamente en las manzanas frente al desarrollo residencial La Jolla.

Es decir, cuando se acercaba la patrulla para detener a Ovidio Guzmán, ya estaban subiendo videos a redes sociales del operativo.

Las autoridades calculan que “Los Chapos”, quienes incluso apuntaban sus armas contra civiles, utilizaron al menos unos 40 vehículos, muchos de ellos blindados y algunas camionetas adaptadas para artillarse, como una en la que llevaban una ametralladora Browning M-2.

Este punto de Culiacán, frente a la Torre Tres Ríos, está aproximadamente a un kilómetro de la Fiscalía General del Estado de Sinaloa.

Y además, están estratégicamente muy cerca los puentes para cruzar los ríos Tamazula, Humaya y Culiacán, por lo cual “Los Chapos” efectuaron tiroteos e incendiaron vehículos para evitar que Ovidio Guzmán fuera trasladado al otro lado de la ciudad.

De hecho, en el cruce de boulevard Enrique Sánchez Alonso y Enrique Félix Castro, que conduce a cruzar el puente sobre el Río Humaya, es donde hubo más caídos en las calles.

Al menos cinco personas perdieron la vida ahí y según los comerciantes frente a ese crucero, hubo entre tres horas y media y cuatro de balaceras constantes.

Por ello, crearon un perímetro de caos y balaceras en las avenidas Enrique Sánchez Alonso, Francisco Labastida Ochoa y Diego Valadés, que conectan con los puentes de las arterias Enrique Félix Castro, Teófilo Noris, Prolongación Álvaro Obregón y Teniente Juan de la Barrera.