Alebrijes, Patrimonio Cultural de la Ciudad de México

*Leonardo Linares, heredero de la tradición popular de la cartonería en la Ciudad de México, dio a conocer la declaratoria de esta artesanía

*Leonardo Linares, heredero de la tradición popular de la cartonería en la Ciudad de México, dio a conocer la declaratoria de esta artesanía

México, 19 de octubre (Notimex).— Al iniciar de manera oficial las fiestas por el Día de Muertos, con la realización del decimotercer Desfile de Alebrijes Monumentales del Museo de Arte Popular se hizo la declaratoria de esta artesanía como Patrimonio Cultural de la Ciudad de México.       Ante el secretario de Cultura capitalino, José Alfonso Suárez del Real, y la antropóloga Marta Turok, Leonardo Linares, heredero de la tradición popular de la cartonería en la capital del país fue el encargado de dar a conocer el pregón, con lo que dieron inicio dichas celebraciones.       “Los alebrijes son de la colonia Merced Balbuena, de la alcaldía Venustiano Carranza, siendo el 19 de octubre de 2019, se hace la declaratoria del alebrije como Patrimonio Cultural de la Ciudad de México”, manifestó.       Destacó que Pedro Linares López, su abuelo, fue un artesano de excepción “que aportó al arte y a la cultura popular una nueva propuesta, al revolucionar la cartonería con su obra que él mismo denominó como alebrijes, y así crear no solo la única artesanía original de la Ciudad de México”, sino también con la calidad que exige para que sean calificadas como auténticas obras de arte.       Subrayó que Pedro Linares dio una nueva palabra para nuestro idioma, por lo que algunos diccionarios de la lengua española lo reconocen como el padre o creador de los alebrijes, y que sin su aportación esta artesanía y la técnica de la cartonería seguirían siendo un oficio de temporada.       En su oportunidad, Marta Turok comentó que la tradición no es estática y el trabajo de Pedro Linares permitió una nueva creatividad, una apertura a nuevas formas de expresión.       Ante ello, pidió a quienes compren esa artesanía, no regatear, "porque lo que se regatea es el valor del trabajo, no es un juego ni un chiste, sino la vida de familias enteras, y si no lo vemos como un arte, aunque sea popular, sí es un trabajo y eso es lo que se debe reconocer".