LITORAL

CATA DE LETRAS

CATA DE LETRAS

La única mujer

Marie Benedict

Brillante, hermosa y audaz fue la combinación letal con la que logró sobrevivir la actriz e inventora austriaca, naturalizada estadounidense Hedy Lamarr, cuya leyenda es abordada en La única mujer, una novela de Marie Benedict (EUA, 1959), quien ha vuelto a poner en el ojo de la historia a este enigmático personaje, cuya inteligencia y belleza se conjugó siempre a favor de sus necesidades.

Editado en México por Planeta, el libro no es una biografía más de esta estrella cinematográfica, trata de ir más allá, dando peso a aspectos hasta hoy poco analizados o incluso conocidos, como el que sus investigaciones sentaron las bases del funcionamiento del bluetooth y el wi-fi, tecnologías de las que depende en buena medida el mundo de hoy.

Graduada en Historia del Arte, Benedict también es abogada y defensora de los derechos de la mujer, desde hace varios años publica novelas biográficas, especialmente visibilizando el papel de las féminas a lo largo de la historia. Tiene en su haber títulos como The Chrysalis, The Map Thief y Brigit of Kildare (bajo seudónimo), Carnegie´s Maid y El otro Einstein. La premisa del libro es que, si la gente hubiera estado dispuesta a ver más allá de la estrella, para encarar a la persona que yacía bajo ella, se habría enterado de que era una mujer destinada a la grandeza, no sólo a las marquesinas.

Toño Ciruelo

Por Evelio Rosero

Publicada en la colección Andanzas de editorial Tusquets se encuentra Toño Ciruelo, una novela que para muchos confirma el oficio literario del escritor y periodista colombiano Evelio Rosero (Bogotá, 1958), un autor que lo mismo apuesta por la novela que por la poesía, el cuento y la literatura infantil, en la que tiene su producción más amplia y celebrada.

Rosero, quien ha ganado premios como el Nacional de Literatura 2014 por su novela La carroza de Bolívar, y considera al escritor como un mero “transportador de mundos”, un individuo que, aunque es resultado de su entorno, está aislado de la página donde interroga al mundo, incursiona en la novela policiaca para tratar de desnudar las entrañas de un monstruo, un hombre aparentemente normal que alberga una desaforada pulsión criminal.

En la novela, que cruza la historia colombiana de las últimas seis décadas, Rosero logra una exploración literariamente deslumbrante, al despojar progresivamente al asesino de todos sus posibles rostros hasta dejarlo en el último, que corresponde al de sus víctimas. Para la crítica literaria, se trata de la cima de un escritor que ha ido madurando desde El eterno monólogo de Lío, hasta sus Cuentos completos, pasando por Plegaria de un Papa envenenado y toda su literatura para chicos y jóvenes.

Para servirle

Por Anabella Giraca

Fuera de su zona de confort, la escritora guatemalteca Anabella Giracca (Guatemala, 1962) dio un giro en su literatura con Para servirle, una novela de corte policiaco, que va a tono con sus preocupaciones sociales, centradas en los derechos humanos especialmente de poblaciones indígenas y desprotegidas, al dar voz a un gremio por muchos vilipendiado: el de las sirvientas, testigos mudos de las buenas y las malas, de los secretos más oscuros como de las trivialidades más banas.

Editada en la colección de Narrativa Hispánica de Alfaguara, la novela de poco más de 200 páginas, es un entramado de historias que van configurando un todo, mientras el lector trata de descubrir al autor de un misterioso crimen, cuyo único testigo es Candelaria Aguablanca, la chica del servicio doméstico, quien se refugia en El Caimán, su pueblo de origen.

Allí, las indagaciones y entrevistas del fiscal irán develando fascinantes y desgarradoras historias de las chicas condenadas a servir en casa ajena, al tiempo que pone al descubierto la complejidad de las relaciones entre sirvientes y patrones.