Tenemos que darle a los niños lo mejor: Mario Iván Martínez

*Casi 15 años de ser embajador de la obra de Cri Cri, pide otorgar dignidad a la oferta cultural infantil

*Casi 15 años de ser embajador de la obra de Cri Cri, pide otorgar dignidad a la oferta cultural infantil

Por Evangelina del Toro

México, 18 de octubre (Notimex).— El actor, productor y cuantacuentos Mario Iván Martínez dijo que contar con más espacios en el país para llevar diversas actividades culturales para niños abonará a la descentralización del arte, aunque él, en particular, no busca descubrir el hilo negro sino contribuir a la diversidad en la oferta, ganándole terreno a la tecnología.       Por ello, a casi 15 años de ser el embajador de la obra de Francisco Gabilondo Soler (1907-1990), continúa preparando nuevos proyectos y discos con la obra del cantautor mexicano, mejor conocido como Cri Cri, que dejó un legado de 260 canciones y una enorme cantidad de textos.       En el marco de los 85 años de la creación de dicho personaje, el tambien cantante de música antigua adelantó, en entrevista con Notimex, que retomará el espectáculo Dejen toditos los sueños abiertos, el segundo homenaje que realizó a Gabilondo Soler, en el que participa con otros actores.       De igual manera, el próximo 19 de octubre en el Zócalo de la Ciudad de México se llevará a cabo una magna función dentro del ciclo "A leer en libertad", del Fondo de Cultura Económica (FCE).       "Estamos trabajando en un nuevo disco alrededor de la obra de Cri Cri, en este caso será una navidad con él y daremos a conocer muchas canciones sobre esta festividad, y que son poco conocidas como 'Qué son los reyes magos', 'Ojitos de cascabel', 'La flor de nochebuena', 'La piñata' y 'Las posadas', queremos difundir este aspecto poco conocido, estas canciones que han quedado a la sombra del merecido éxito de 'El Ratón Vaquero' o 'La patita'", dijo.       Mario Iván precisó que este álbum saldrá a la venta hasta el próximo año, ya que ahora se enfocará en el disco Tres elefantes se columpiaban, que forma parte de su proyecto como becario del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) como creador escénico con trayectoria 2019-2021, que incluye el tema de "Bóboli, el elefante curioso" y un cuento de su propia autoría llamado "Jacinto, el elefante multicolor", con el que pretende desterrar en el ánimo de los niños los prejuicios y racismo; contiene música seleccionada por el pianista Alberto Cruz Prieto y este saldrá a la venta antes de que concluya 2019.       "Ser embajador de la obra de Cri Cri es parte medular de mi desempeño artístico y como he viajado por toda la república con diversos trabajos artísticos, he constatado la centralización tan tremenda que padecemos", por lo que celebró que Tlaxcala, por ejemplo, sea un punto relevante donde la Secretaría de Cultura abra la puerta a la posibilidad de mayor descentralización del arte.       Como parte de la celebración de los 85 años de la creación del "Grillito Cantor", Mario Iván Martínez se presentó en el Festival de Títires Rosete Aranda, que inició el pasado 12 de octubre y que concluirá el 23 de este mes.       "A partir de un esfuerzo descentralizador, viajo mucho, con Cri Cri he viajado por toda la república mexicana, desde Tijuana hasta Tapachula. Recuerdo una vez que estábamos haciendo a Cri Cri y los migrantes que iban en La Bestia (el tren) lo estaban disfrutando, porque la feria se hizo junto a las vías del tren", recordó.

Soñar despierto

Mario Iván Martínez afirma que se dedicó a ser cuentacuentos por lo mucho que Cri Cri lo hizo soñar despierto de niño, “¡ser cuentacuentos y que te hable el hijo de Cri Cri (Francisco Gabilondo Soler) para ofrecerte ser embajador!; me emociono cada vez que lo digo, aún no me lo creo y ya son casi 15 años de esta deferencia”.       Opinó que no existe un compositor de música infantil que haya ofrecido y que ofrezca a la niñez un material más completo, lúcido, con inspiración, con música inigualable que contenga todos los ritmos posibles desde un tango perfecto en "Che Araña", hasta la oriental en "Jorovita, chonqui fu", o contry con "El Ratón Vaquero".       Mencionó que mientras tenga fuerza y Gabsol —empresa que maneja y administra la propiedad intelectual de dicho personaje— le siga otorgando el apoyo, ahí estará. "Tal vez sea un viejito, sentado en una silla, mientras nuevas generaciones saltan y bailan y gritan y hacen todo”, pero continuaré difundiendo la obra del "Grillito Cantor", “no me alcanzaría esta vida ni la que sigue para difundir 260 canciones y una enorme cantidad de textos que todavía no acabo de descubrir. Son 25 años en la W donde tenía un programa cada semana, el material es inagotable”.       En este sentido, Martínez opinó que la obra creada por el cantautor mexicano registra riqueza musical y literaria, por lo que “no tiene paragón”, y eso es lo que él busca y no copiar la última película extranjera para que se llene el teatro que —afirmó— paradójicamente siempre está lleno en sus funciones, “tenemos que darle a los niños lo mejor”.       Consideró que los padres de familia encontrarán en diversos recintos de la Ciudad de México una oferta constante, de gran nivel, propositiva, hasta sabrosa para sus niños, en todos sus rubros, en danza, música y teatro. No obstante, lamentó que en otras ciudades de gran importancia “asalta un desierto en la oferta cultural”.       Sostuvo que el acto único e irrepetible en el tiempo del fenómeno teatral, es que un padre le cuente una historia a su hijo antes de dormir, por lo que no hay propuesta digital o cibernética que lo pueda igualar, aunque se debe fomentar esta tradición, que es una afición viva e irrepetible del arte escénico.       "En tiempos difíciles de incertidumbre, donde nuestros niños y jóvenes son a menudo secuestrados por los sectores más nefastos de la sociedad, resulta más que necesario redimirlos a través de aquello que nos dignifica como especie, que es el arte, la sensibilidad. Yo no pontifico ni pretendo descubrir el hilo negro pero sí contribuir con un granito de arena, brindar esta dignidad, esta diversidad a la oferta infantil, alejándome de lo predecible, de lo oportunista, que muchas veces campea en la oferta infantil", enfatizó.       Mario Iván Martínez precisó que contra la última película extranjera, donde cocinan barnies, bob esponjas o princesitas al vapor con poca consideración hacia lo original y hacia la creación mexicana, surgen escritores como Francisco Hinojosa, Héctor Anaya, Sabina Berman, Gilberto Rendón Ortiz e ilustradores como Juan Gedovius, o Gabriela Fuerte de España, del Grupo Cántaro, Serendipiti o Títeres Garabatosos, que nacen de la creatividad nacional y “eso es lo que a mí me gusta abrazar, yo no me dedico a hacer cosas para niños, porque no tenga otra opción”.       "Desafortunadamente, he visto que campea en este medio y en mis compañeros el '¿qué está haciendo sutano?, y creo que no mucho, teatrito infantil'. Cuando tendría que ser al revés, tendría que ser lo más depurado, lo más concienzudamente preparado para gestar futuras generaciones de ávidos seguidores del buen teatro, de buena música, danza, de las artes en general", expuso.       Mencionó que en otros países, al proponer eventos para niños, antes de que sea otorgado el permiso, se tiene que someter el proyecto “a un escrutinio feroz” de pedagogos, maestros, artistas de la rama, ya sea música, danza o teatro, o representantes del gobierno que evalúan la pertinencia de que el trabajo sea puesto a consideración del público. En México es diferente", expresó.