Los Cantos de Nezahualcóyotl llegan a Europa

[El músico francés Vincent Lhermet lleva el proyecto "Cantares Mexicanos" a su continente, para que la gente conozca más de la cultura náhuatl.]

[El músico francés Vincent Lhermet lleva el proyecto "Cantares Mexicanos" a su continente, para que la gente conozca más de la cultura náhuatl.]

Por Iván Santiago Marcelo

México, 18 de octubre (Notimex).— Durante su visita a México en el año 2016 por invitación del compositor mexicano Jorge Torres Sáenz, el músico francés Vincent Lhermet (Clermont-Ferrand, 1987) quedó sorprendido con la cultura prehispánica, y a partir de ese momento inició "Cantares Mexicanos", una producción que integra la narración en náhuatl y español de los cantos del poeta Nezahualcóyotl (1402-1472), con el acompañamiento de obras para acordeón de compositores mexicanos contemporáneos.       —Este viaje fue tan importante para mí, pues en la vida hay viajes o encuentros que cambian tu persona y tu vida. Decidí hacer una conexión con la música contemporánea de aquí, con algo de las culturas prehispánicas porque en estos tiempos, al menos en Europa, estamos perdiendo las conexiones a nuestras raíces, la conexión con la tierra tan profunda, y lo que escucho todo el tiempo en las obras de compositores mexicanos es justo esa conexión con unas atmósferas tan lejanas, las cuales para mí están relacionadas con las culturas prehispánicas que tienen todavía una existencia en el México actual—, expresa.       El acordeonista francés más destacado de su generación busca llevar este proyecto a muchos rincones de Europa, así como a otras partes del mundo, para que la gente conozca un poco de la lengua náhuatl, pues al menos en su continente, dice, poco se sabe de esta cultura mexicana.       En entrevista con Notimex, el joven galo refiere que recientemente llevó "Cantares Mexicanos" a San Francisco del Rincón e Irapuato, en Guanajuato, así como al festival que en esa misma ciudad se celebra, pero también a Orizaba, Veracruz; ayer jueves se presentó en el Centro Nacional de las Artes (Cenart); este viernes continúa su gira en Tlaxcala, y la concluirá el próximo 20 de octubre en el Palacio de Bellas Artes.       Además, Vincent Lhermet comenta que en París ya ha presentado dicho disco durante dos ocasiones, así como en Roma, Italia, y el próximo 30 de noviembre lo llevará a Alemania dentro de una universidad de las artes. Así, después pretende seguir su gira por todo el continente, llevando la grabación de las lecturas de los poemas en náhuatl en la voz del joven indígena tlaxcalteca Christian Rojas, y en español, en la voz de la actriz mexicana Astrid Hadad.       —[Cantares Mexicanos] es un viaje para el público y lo que he visto en los conciertos, por ejemplo, en Guanajuato, en San Francisco del Rincón y en Orizaba, Veracruz, es una manera de hacer un viaje en la tierra, y hay personas que me dijeron después del concierto: ‘he escuchado a Quetzalcóatl, o al agua, me imaginé cosas de la naturaleza’. Creo que los compositores mexicanos,  porque hay una escuela en México de altísimo nivel de composición, hacen una investigación del sonido para transportar nuestro oído a lugares muy particulares con imágenes muy fuertes.       "Tengo un instrumento que es muy especial, lo adoro porque tiene en su alma una cosa que es muy importante: la respiración. El acordeón tiene dos teclados y un fuelle que se abre, y dentro del fuelle hay aire, y el agua es la esencia del alma, del ser; entonces, creo que este proyecto es para encontrar las raíces. Para mí es un sonido relacionado con una experiencia que tuve en México: las raíces con una tierra muy especial que no puedo tener en Europa. Actualmente somos unas energías un poco perdidas y aquí existe una cosa muy especial. Creo que las raíces con la tierra y a través del acordeón, representan el símbolo de una respiración de la humanidad".       El músico francés señala que Miguel León-Portilla (1926-2019), quien participó en las traducciones de los cantos de Nezahualcóyotl, realizó un trabajo muy importante “para darle un poquito de más visibilidad a la cultura náhuatl, pero también a la humanidad, porque esas culturas prehispánicas para mí no solo pertenecen a México, sino a todo el mundo, y necesitamos conocerlas más. Esos idiomas tenemos que cuidarlos y hablarlos más. Es importante para mí que el público pueda escuchar náhuatl en un concierto”, dice.

Valor a la poesía prehispánica

La también cantautora mexicana Astrid Hadad, quien durante este disco narra los poemas en español, en entrevista con Notimex afirma que el proyecto "Cantares Mexicanos" le parece “fantástico, porque en la visión que se tenía del pasado de México no se nos daba este valor con la literatura ni con la poesía”.       —Durante mucho tiempo la gente pensaba que la cultura mexicana era una cultura de salvajes —por los sacrificios humanos— pero siempre he defendido que no es así, una cosa eran los sacrificios humanos y otra cosa es que éramos una gran cultura y teníamos arquitectos, pintores, escultores y escritores, quienes no escribían porque no había la escritura como la conocemos ahora; sin embargo, había poetas y además filósofos.       "Era una gran cultura, y este disco es una demostración de tal cuestión, porque aunque los poemas se recopilaron por parte de Fray Bernardino de Sahagún y otros sacerdotes, y que gracias al padre Ángel María Garibay y a Miguel León-Portilla tenemos unas traducciones impresionantes, es para dar a conocer esa parte literaria de esta gran cultura náhuatl".       A Astrid Hadad le parece muy importante este proyecto para que se sepa “en el mundo entero que sí teníamos una cultura increíble, donde por supuesto había una tradición de poetas y de creación artística heredada a través de los toltecas".       Añade que los cantos de Nezahualcóyotl son poemas de un pensamiento y de una profundidad impresionante, y recuerda que uno de los recitados por el tlatoani de Texcoco, dice:

Yo Nezahualcóyotl lo pregunto:

¿Acaso de veras se vive con raíz en la tierra?

No para siempre en la tierra:

solo un poco aquí.

Aunque sea de jade se quiebra,

aunque sea de oro se rompe,

aunque sea plumaje de quetzal se desgarra.

No para siempre en la tierra:

solo un poco aquí.

Christian Rojas, quien dentro de la producción de "Cantares Mexicanos" realiza la lectura de los poemas en náhuatl, refiere, también en entrevista con Notimex, que él es originario de Tlaxcala, de una comunidad indígena en las faldas del volcán La Malinche, San Isidro Buen Suceso, en los límites con el estado de Puebla.       Recuerda que tomaba unos cursos de filosofía con el compositor mexicano Jorge Torres, cuando recibió la invitación para participar en el proyecto de Vincent Lhermet, al cual accedió casi de inmediato.       —Me habla un poco del proyecto, de qué va, y entonces me parece interesante, sobre todo por el enfoque que se le da, muy distinto a otros proyectos que a veces parecen ser más una caricaturización del indígena, y este me parece más serio, honesto, y eso me llama mucho la atención.       Expresa que dentro de este proyecto ha habido un proceso en el cual él aporta sus conocimientos en náhuatl, para que las traducciones de los cantos no sean literales, menos académicas, “sino, en este sentido, traducciones más vivas desde las comunidades de Puebla y Tlaxcala”.       —Me siento muy contento, muy feliz de que el náhuatl se conozca, y sobre todo que se pueda ver un proyecto así, de que el náhuatl es lengua viva, así como el español lo es, y no es algo que está muerto, aunque sí creo que corre el riesgo de morir. El náhuatl está vivo, incluso al pronunciarlo se siente ahí. El náhuatl siempre ha estado vivo, aunque esté herido de muerte—, concluye.