Fuerzas kurdas aceptan cese de hostilidades en el norte de Siria

Las fuerzas kurdas anunciaron que aceptarán el propuesto cese de hostilidades acordado por Estados Unidos y Turquía, según el cual deberán retirarse de las zonas fronterizas en el norte de Siria a...

Las fuerzas kurdas anunciaron que aceptarán el propuesto cese de hostilidades acordado por Estados Unidos y Turquía, según el cual deberán retirarse de las zonas fronterizas en el norte de Siria a la vez que el ejército turco suspende su ofensiva militar en la región.

Mazloum Abdi, el comandante de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) lideradas por YPG, dijo a los medios kurdos que sus fuerzas cumplirían con el acuerdo de alto el fuego.

"Haremos todo lo posible para el éxito del acuerdo de alto el fuego", afirmó Abdi, describiéndolo como un "acuerdo tentativo", citó la cadena de televisión qatarí Al Yazira.

Las fuerzas kurdas emitieron una declaración después de que Estados Unidos y Turquía llegaran a un acuerdo el jueves sobre la parte que les corresponde en la tregua.

El comunicado señala que las fuerzas kurdas cumplirán sus responsabilidades en el proceso de cese de hostilidades y requieren a Turquía que también cumpla con su parte.

Un comandante kurdo que participó en la campaña militar contra el grupo Estado Islámico declaró a los medios locales que solo aceptará el alto el fuego una vez que Turquía se retire del norte de Siria.

Turquía, por su parte, afirma que el acuerdo no requiere que sus tropas abandonen la región.

El alto el fuego otorga a las fuerzas lideradas por los kurdos, que fueron el principal aliado sirio de Estados Unidos en la lucha contra el Estado Islámico, cinco días para retirarse de la llamada "zona segura" que Ankara quiere establecer dentro de Siria

Turquía y Estados Unidos acordaron el jueves un cese al fuego de cinco días en el noreste de Siria, a cambio del levantamiento de sanciones, anunció el vicepresidente estadunidense, Mike Pence, al término de su reunión con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

Turquía comenzó el pasado 9 de octubre su denominada “Operación Fuente de Paz” contra las milicias kurdas en el noreste de Siria con el objetivo de alejar a los “terroristas” de la frontera turca y establecer una zona segura para acoger a los miles de refugiados sirios que permanecen en territorio turco.