Un animal herido en el Museo Experimental El Eco

*La exhibición pretende vincular problemas históricos que han impactado en toda Latinoamérica durante el último medio siglo

*La exhibición pretende vincular problemas históricos que han impactado en toda Latinoamérica durante el último medio siglo

Por Cristóbal Torres

México, 16 de octubre (Notimex).— En el marco del 70 aniversario de la llegada del arquitecto Mathias Goeritz a México, el Museo Experimental El Eco a partir de mañana jueves abrirá la exposición "El animal herido", que reúne la obra de 15 artistas mexicanos y latinoamericanos.       De acuerdo con David Miranda, curador de la exposición, el nombre de la muestra parte de una escultura homónima que Goeritz realizó en 1951, la cual “está inspirada en una conversación que el arquitecto tuvo con artistas de la Escuela de Altamira”.       En entrevista para Notimex, explicó que la escultura “hace una crítica a la idea de deshumanización del arte expuesta años antes en Europa por José Ortega y Gasset”; sin embargo, “para ellos realmente era la sociedad la cual se deshumanizaba”.       En ese contexto fue posible “crear un guión curatorial en torno a la crisis de la subjetividad individual moderna, resultado de una sociedad de consumo postindustrial, cobijada por las industrias armamentistas”, agregó el curador.       Algunos artistas que participan en la exhibición presentan su obra por primera vez en un museo, como es el caso de Laura Muciño, cuyo collage titulado Coyolxauhquim (realizado sólo con trozos de revistas Playboy) es una expresión de cómo el cuerpo ha sido un vehículo para manifestar violencia de género, aun desde épocas precolombinas.       David Miranda subrayó que esta exposición posee “un espectro latinoamericano, porque está conformada por artistas mexicanos, de Brasil, Argentina y Latinoamérica. Existe la posibilidad de hablar de una temática más amplia que México”.

Actividades dentro de la exposición

El discurso de "El animal herido" pretende vincular problemas históricos como “la visión impuesta del colonialismo, las políticas de extraccionismo, las políticas patriarcales, eurocéntricas y de orden racial caucásico” que han impactado en toda la región durante el último medio siglo.       La exposición vendrá acompañada de actividades, como una conferencia de Aurora Noreña, cuyo trabajo se centra en los problemas del patrimonio nacional. Su proyecto se llama Colonizados otra vez, donde analiza casos de estudio de colecciones de arte prehispánico que han salido del país. Aurora Noreña reconstruye formal y simbólicamente las piezas, ello con la intención de que los visitantes —quienes no puedan viajar a Europa— tengan noción del significado de estas colecciones.       Otra actividad programada son los Tejedebates, a cargo del Colectivo Ixiptlah. “A partir de utilizar esta práctica artesanal del tejido de cintura, que generalmente está vinculada con comunidades indígenas femeninas, ellos están ‘desfeminizando’ esta técnica artesanal para ser sensible con los problemas de género en la Ciudad de México”, refirió David Miranda.       A decir del curador, las obras que componen esta exhibición buscan establecer una línea que vincule la escena artística contemporánea con el espíritu de la posguerra que Mathias Goeritz y los artistas de su época vivieron.       “A la escena cultural del país nos toca construir espacios de empatía y de discusión, a partir de propuestas imaginativas y artísticas, las cuales nos permitan generar conversaciones y revisiones de las problemáticas”, estimó Miranda.       Para él, el arte no está para proponer soluciones a los problemas, sino para “promover alternativas a las narrativas de estas situaciones, y a partir de ahí, poder hacer aparatos de contraste”.