Homenaje a Luis Zapata en la FIL Zócalo

*El escritor agrietó modos de narrar desde la literatura homosexual mexicana

*El escritor agrietó modos de narrar desde la literatura homosexual mexicana

Por Iván Santiago Marcelo

México, 16 de octubre (Notimex).— El narrador, dramaturgo y traductor mexicano Luis Zapata (Chilpancingo, 1951) es uno de los autores más importantes de la literatura homosexual en México, quien en cada uno de sus libros se ha preocupado por saltarse el muro de lo políticamente correcto o lo que la gente espera sea escrito acerca de la homosexualidad, aseveró Elvira Liceaga.       “Su estilo, además de aguerrido, está bastante influenciado por el cine, y eso hace que sus novelas y cuentos sean muy ricos de leer, casi son puestas en escena. A veces, incluso, son puro diálogo, y eso es muy refrescante”, indicó durante el homenaje realizado en el marco de la Feria Internacional del Libro del Zócalo de la Ciudad de México (FIL Zócalo) 2019.       En el foro "Visión de los vencidos", la locutora, editora y profesora de literatura destacó que el escritor estudió Letras Modernas en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México, y se especializó en literatura medieval francesa, escribió una decena de novelas y de cuentos, dos libros de crónicas, uno autobiográfico, además de muchos guiones y traducciones.       En 1979, Luis Zapata publicó su gran clásico El vampiro de la colonia Roma, “que representa al homosexual como no se había representado nunca, de carne y hueso, y por supuesto, con una sexualidad muy activa, pues el personaje es un 'chichifo' que está dando testimonio de su vida", refirió.       Agregó que dicho libro escandalizó no sólo al mundo literario, "que es chiquitito", sino también a la sociedad y al mundo homosexual, el cual venía de estereotipos muy claros, de unos clichés; "él decía: ‘yo no quiero describir al jotito que todo el mundo está ridiculizando, al peluquero’, entonces escribió al otro homosexual y lo sexualizó”, dijo Liceaga.       Expresó que el libro se recomendaba vender en bolsas de plástico, intentando que la gente en las librerías no los hojeara, “es un libro muy aguerrido por muchas razones: su puntuación, su oralidad, su espontaneidad y su lenguaje popular. En México fue un escándalo total y a todo el mundo se le pararon los pelos de punta, y cuando se tradujo al inglés, unos años después, en Estados Unidos le fue muy bien”, dijo en el encuentro que contó con la lectura de Marisol Gasé y la participación de Guillermo Osorno.