Sonia Amelio bailará clásicos con crótalos

*La artista mexicana ofrecerá dos presentaciones en el Centro Nacional de las Artes

*La artista mexicana ofrecerá dos presentaciones en el Centro Nacional de las Artes

Por Aura Fuentes

México, 16 de octubre (Notimex).— La bailarina Sonia Amelio, considerada la mejor crotalista del mundo, afirmó que este instrumento musical nació en Egipto, después llegó a Grecia y luego a España, en donde se le denominó castañuelas; sin embargo, ella les dio otra forma melódica y especial de acuerdo con lo que trabaja.       “Si yo las nombrara como castañuelas, pensarían que soy bailarina de flamenco, y es lo que no hago, por eso le di otra forma, dimensión, concepto y tratamiento. La crótala la formé con la calidad de un instrumento de solista dentro de una orquesta sinfónica; todo lo que toco es con las partituras de grandes maestros”, contó en entrevista con Notimex.       Sonia Amelio (Ciudad de México, 1941) realizó estudios de concertista de piano en el Conservatorio Nacional de Música, y al mismo tiempo cursó la carrera de bailarina clásica; actualmente se desempeña como directora de orquesta, coreógrafa y actriz.       Debido a las giras internacionales realizadas, siendo pocos los lugares del mundo que le faltan por visitar, reconoció que no es fácil presentarse en México, por lo cual agradeció a las instancias colaboradoras pues posibilitarán llevar a cabo una demostración de su arte en el Teatro Raúl Flores Canelo del Centro Nacional de las Artes (Cenart), lo anterior durante el jueves 17 y viernes 18 de octubre.      “Cuando me presento en México, y lo acabo de hacer en el Senado de la República y en el Teatro 11 de Julio en una función privada, la gente ha sido fantástica y me dice que necesitan verme más. Tengo preparada una sorpresa muy especial para estas dos funciones, en vísperas de mi siguiente gira”, adelantó.       La artista multifacética detalló que ambas presentaciones, en las cuales bailará con puntas, y zapato duro y suave, serán de gala dentro del contexto de su Cruzada Mundial del Arte por la Paz, desde donde festejará 24 años recorriendo los cinco continentes, y por la cual ha ganado el título de "Mexicana Universal" y "Embajadora del Arte por la Paz".

Concepto novedoso

Sonia Amelio ha dedicado toda su vida a prepararse artísticamente, pues inició a los cuatro años y desde entonces no ha parado. Entre su trayectoria se encuentran los 24 años de la citada Cruzada y alrededor de 50 años de carrera ininterrumpida, con una técnica y entrega absolutas. “Esto no es gratis, y trabajo de seis a ocho horas diarias”, dijo.       “En mi trinchera que parte de un binomio original como es la danza y la música —independientemente de estar inmersas las otras técnicas para hacer un concepto nuevo y diferente, esto lo han dicho críticos de todo el mundo—, existe una nueva forma de expresión en la música y en la danza clásica”, presumió con orgullo.       Detalló que todo eso conlleva ser actriz, directora de orquesta, coreógrafa, crotalista, prima ballerina y concertista de piano, lo cual conjuga para hacer realmente un estilo muy especial, aunque también es un tour de fuerza (no sólo los ensayos, sino las funciones mismas).       “Estos siete elementos dan lugar a que sea Sonia Amelio. Lo que hago es total coordinación, nada es improvisado, todo es matemático, no puede haber una nota falsa: no podría quedar mal ni con Bach, ni con Mozart, ni con Beethoven, ni con Chopin... ninguno de los genios que ha dado la música clásica”, refirió sobre los autores de las obras que interpreta corporalmente.       La bailarina ha actuado en países como Australia, Nueva Zelanda, Turquía, India y Egipto, y aunque no ha estado mucho tiempo en México, compartió sin dudar que existen posibilidades, tanto para jóvenes como para adultos, pues ya en el arte no hay edad.       “Todos los mexicanos tienen talento y sensibilidad, simplemente debemos darles oportunidad de adentrarse y que miren otras opciones, a parte de la música popular, para que salgan a flote los dones del pueblo mexicano”, concluyó.