Economía ve "mucha determinación" en el avance del impuesto a los refrescos

  • Ildefonso Guajardo ve muchas posibilidades de que se apruebe el gravamen.
  • Señala que es la vía para luchar contra la obesidad.
  • Admite que habría menos ventas, pero señala que la tasa tiene una visión más amplia.
Un hombre se toma un refresco.
Un hombre se toma un refresco.
IVÁN BAUTISTA/ NOTIMEX

El titular de la Secretaría de Economía (SE), Ildefonso Guajardo Villarreal, aseguró que si bien es decisión final del Poder Legislativo determinar si se gravan o no los refrescos,"yo veo con mucha determinación el avance de este impuesto".

Los empresarios creen que el impuesto afectará su capacidad de ventaEn declaraciones a los medios al término de su participación en la Cumbre de la Comunicación en la Ciudad de México, el funcionario comentó que hay muchos actores, de muchos partidos políticos, que quieren hacer algo decisivo en materia de obesidad y creen que esta es la vía para hacerlo.

Señaló que días atrás se entrevistó con los empresarios del sector "y ellos creen que el impuesto afectará su capacidad de venta y que por tanto no les conviene como industria", sin embargo, agregó, este tipo de impuestos se tienen que ver con una visión más amplia y con la afectación social que esto tiene.

Un peso de impuesto

Como parte de la reforma hacendaria, el Ejecutivo propone la creación de un impuesto especial a las bebidas azucaradas de un peso por litro, con lo que se busca combatir la obesidad, particularmente entre los menores de edad.

Se estima con este impuesto, junto al que se aplicaría a los combustibles con contenido de carbono y a los plaguicidas para combatir las prácticas que dañan el medio ambiente, que se generen ingresos por aproximadamente 34,000 millones de pesos en 2014.

En cuanto a exentar del Impuesto al Valor Agregado (IVA) a las importaciones temporales de la industria maquiladora, el titular de la Se expuso: "Es un tema lógico que seguramente vamos a encontrar una solución".

En este contexto, el funcionario aseguró que no habrá reforma fiscal que debilite o fracture la competitividad del país.