Crean la "guía del aprendiz" para preservar medicina tradicional maya

Médicos tradicionales mayas y profesores de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), realizaron la “Guía del aprendiz”, documento para revalorar el trabajo de esos expertos en salud dentro d...

Médicos tradicionales mayas y profesores de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), realizaron la “Guía del aprendiz”, documento para revalorar el trabajo de esos expertos en salud dentro de su comunidad, así como preservar saberes ancestrales.

Ese trabajo se realizó como parte del proyecto social “Revalorización de la medicina tradicional maya en el sur de la Península de Yucatán”, con aportaciones en conjunto de médicos tradicionales de Tahdziú, Peto y Tzucacab.

Entre los médicos se cuentan a Carmen Díaz y Patenurcio Pool, entre otros, así como alumnos y profesores de la Facultad de Medicina de la UADY

El responsable del proyecto Russel Arcila Novelo, señaló en entrevista que la “Guía del aprendiz” reúne el conjunto de los conocimientos que los médicos tradicionales consideraron esenciales para transmitir a la siguiente generación.

Y es que en los últimos tiempos actuales no es de interés para los jóvenes y los médicos ya no cuentan con aprendices, por lo que este trabajo es muy importante para preservar ese conocimiento, señaló.

La forma de educación consistió en que los estudiantes vinieran con su maestro, a fin de conocer todo lo relacionado a sus saberes de manera directa, además de que colaboraron en las actividades diarias, precisó.

Entre las acciones realizadas durante el proyecto, también se capacitó a los participantes para tener ingresos justos por sus servicios y sus productos, de tal suerte que los médicos tradicionales optimicen su producción, distribución y almacenaje de los remedios, explicó Arcila Novelo.

Los productos que realizan son remedios que se utilizan de manera popular para el tratamiento de diversas enfermedades, como son cremas, ungüentos, tés, por mencionar algunos; mientras que los servicios que brindan van desde las sobadas, masajes, acomodo de huesos y otros de tipo ritual.

La importancia del médico tradicional en la comunidad, radica en que los pacientes pueden tener una atención de calidad al alcance, pues en algunas comunidades resulta difícil el acceso a este servicio, y estos saberes se pueden complementar con la medicina occidental.

El proyecto fue realizado durante cuatro años en las localidades de Tahdziú, Peto y Tzucacab.