El rastro de los cuerpos

Por Jorge Rivas Navarro

Por Jorge Rivas Navarro

El rastro de los cuerpos es una novela de ciencia ficción que refleja la impunidad y la violencia que sufren las víctimas de la desaparición de personas en México, así como las persecuciones y la violencia que enfrentan los periodistas que investigan ese tema.       En entrevista telefónica con Notimex desde Barcelona, España, José Miguel Tomasena, autor de esta obra, dijo que su interés en este libro es retratar un círculo de impunidad, la “sensación que tenemos los mexicanos de que los casos se repiten una y otra vez con patrones muy similares”, con la misma incapacidad o falta de voluntad de las autoridades por resolverlos e impartir justicia.       Por ello "mi novela trata de ahondar en los efectos emocionales" que tiene esta impunidad, expuso el periodista, profesor e investigador universitario, además de destacar que ante todas las contradicciones humanas, también es una historia de amor de madres y padres a sus hijos.       Uno de los personajes centrales es una periodista llamada Tania que cuando su periódico entra en crisis, decide emprender la filmación de un documental independiente sobre las madres que buscan a sus familiares.       “Es un personaje que yo quería retratar con pasión, la solidaridad humana y el deseo de los periodistas por cambiar el mundo a través de la investigación y la narración de la verdad. Creo que es uno de los núcleos éticos del periodismo y quería precisamente un personaje que representara eso”, enfatizó Tomasena.        Una de las preguntas que se hace este personaje es cuál es el sentido que tiene la solidaridad con las víctimas, así como el sentido que tiene contar la verdad y ponerse en riesgo personal y familiar por esta causa, si al final esta maquinaria de impunidad sigue funcionando y nada cambia.       Entre las pregunta que en el fondo muchos mexicanos nos hacemos están: "¿cuándo parará esta barbarie?, ¿cuándo detendremos la sangría?, ¿cuándo paran las desapariciones?, ¿se encontrarán a los que faltan y se castigará a los responsables?”.       La verdad es que “nos encontramos sin salida, y precisamente yo quería contarlo desde una perspectiva desde la que parece que no hay salida para que por lo menos lo discutamos e imaginemos posibilidades”.       El escritor comentó que lo que le inspiró escribir esta novela es el testimonio de varias mujeres que buscan a sus hijos desaparecidos, al igual que los de varios periodistas que han estado involucrados en el tema y han sufrido persecución y amenazas.       Recordó que más de 99 por ciento de los delitos en México no se resuelven ni se castigan, situación que sienten los familiares de las víctimas de desaparición y que es una lucha en la que se les va la vida de por medio por el amor a sus familiares.       “Del otro lado hay un monstruo, un sistema que los termina machacando también y hay algunos que resisten de manera heroica”, comentó, para luego señalar que no tiene previsto hacer una segunda parte de El rastro de los cuerpos porque es una historia que está cerrada.       No hay un relato final que se revele en la mayoría de los casos, por lo que plantear una novela policiaca tradicional en donde un detective o periodista pretende resolver un misterio que al final se resuelve para el lector, “era algo que no me interesaba hacer, entonces todos los expedientes quedan abiertos, nadie sabe y parece que a nadie le importa”.       José Miguel Tomasena resaltó que tiene el hashtag #Elrastrodeloscuerpos en las distintas redes sociales para invitar a los lectores a que compartan sus impresiones, dudas y críticas, porque “me interesa mucho este diálogo que se puede abrir”.