Poesía, literatura y fraudes

*El libro intitulado Malversaciones reúne 18 ensayos con una intensa pluralidad temática

*El libro intitulado Malversaciones reúne 18 ensayos con una intensa pluralidad temática

Por Jorge Rivas Navarro

México, 13 de septiembre (Notimex).— Malversaciones es un libro que ofrece un variopinto catálogo de temas, los cuales dan cuenta tanto de la ambición del lector crítico como del poeta dialogando con sus colegas —que busca en ellos las claves de su escritura y labra una moderna parcela de la tradición—.       En entrevista con Notimex, Hernán Bravo Varela, autor de esta obra comentó que se trata de un libro con 18 ensayos sobre poesía, literatura y otros fraudes.       Agregó que el texto explora una vertiente —la cual cada vez le inquieta más—, y ella se circunscribe al ensayo crítico personal, que de alguna manera es una mezcla entre el ensayo acucioso, por una parte, y el tono personal de una exploración nada exhaustiva, por la otra.       “Estos 18 ensayos tratan de dar con una panorámica del lector de muy diversas voces, estilos, costumbres e idiolectos, para lo cual lo mismo sirven las obras de poetas mexicanos como Rubén Bonifaz Nuño, Francisco Huerta y Guillermo Fernández”, enfatizó.       Agregó que también explora una posible vía de acceso y de reconocimiento entre dos entidades, "[las cuales] no solemos aliar como la poesía y la corrupción”, expresó.       Comentó que éste último es uno de los cánceres a extirpar en nuestra sociedad y en nuestro tiempo, “por lo tanto, me parece importante hacer una especie de toma de conciencia de lo ocurrido a nivel sociedad y también con relación a la República de las letras y la poesía”.       Enfatizó que el último ensayo intitulado Malversaciones, le da título al libro —mismo que decisiva y protagónicamente se dedica a explorar esta veta en particular—, en tanto, los demás son paseos libres nada ortodoxos o con una clara tendencia antiacadémica de explorar diversas lecturas que son obsesiones suyas.       Por ello, este libro podría verse como un catálogo razonado de obsesiones, filias, fobias y claroscuros literarios, el cual “es una mezcla de muchos textos que fui publicando periódicamente desde hace más de 10 años en revistas y suplementos culturales”.       En Malversaciones, autores como Francisco Hernández, David Huerta, William Carlos Williams, Emily Dickinson, Oscar Wilde, entre otros, son abordados desde distintas perspectivas por quien los ha leído, prologado, traducido y estudiado con inteligencia y dedicación.       Los textos se construyen mediante las derivas de un ensayo literario que echa mano de la referencia erudita, la anécdota personal y la crónica urbana como son el enfrentamiento entre conservadores y progresistas en el arte contemporáneo.       Asimismo, el libro se interna en las conjuras adolescentes del autor y sus amigos, quienes pretendían atentar contra los ídolos literarios de entonces, así como la tensión entre la creación y el poder, sin olvidar su relación con los discursos políticos actuales.       El principal reto para escribir esta obra fue “no aburrirme a mí como lector y dar con un conjunto de aspiraciones críticas, iluminaciones desde distintos puntos de vista para conformar un texto que fuera todo menos ortodoxo, duro o inflexible en sus líneas de investigación, sino que más bien resultara abierto”.