A 38 años de su regreso a España, evocan a El Guernica

*Desde su primera aparición al público en el Pabellón de España en la Exposición Internacional de París durante el año de 1937, la obra de Pablo Picasso viajó en numerosas ocasiones por Europa...

*Desde su primera aparición al público en el Pabellón de España en la Exposición Internacional de París durante el año de 1937, la obra de Pablo Picasso viajó en numerosas ocasiones por Europa y América, antes de instalarse en España en 1981, primero en el Casón del Buen Retiro, y a partir de 1992 en el Museo Reina Sofía, del cual, para muchos, es el mayor protagonista del recinto

México, 11 de septiembre (Notimex).— Con el fin de rememorar el regreso a España de una de las obras más importantes de Pablo Picasso, El Guernica, este miércoles el Museo Reina Sofía presentó una página web con documentos que invitan a un acercamiento único al lienzo.       De acuerdo con la agencia Prensa Latina, la profusa investigación ofrecida por el sitio alcanza para abarcar un conjunto de cronologías e itinerarios, debates artísticos y más de dos mil archivos relacionados con el cuadro, considerado uno de los más importantes del siglo XX.       “El repositorio permite la exploración detallada de la obra bajo la luz visible, ultravioleta, infrarroja y radiografía, gracias al empleo de la tecnología y de un mapa de alteraciones donde se perciben craquelados, restos de cera, fisuras, a la par de orificios que la singularizan”, refiere la agencia informativa.       Después de haberse exhibido en el Museo de Arte Moderno de Nueva York a petición del autor —quien pidió no regresarla a España hasta que la dictadura franquista hubiese terminado—, el lienzo llegó a la capital española a bordo de un avión en 1981, junto con los 23 bocetos.       El mural, con más de siete metros de longitud, fue inspirado en el bombardeo a la localidad vasca de Guernica por parte de los ejércitos alemán e italiano, todo esto durante el 26 de abril de 1937, en apoyo al bando sublevado contra el gobierno de la Segunda República, en plena guerra civil española.       “Este mural antibelicista trasciende por su mensaje político y representa el dolor de mujeres, niños y animales en una mezcla monocromática de varias corrientes artísticas como el surrealismo, el cubismo y el expresionismo”, refiere Prensa Latina.