La Juárez: colonia de proyectos económicos, no urbanísticos

Por Perla Velázquez

Por Perla Velázquez

En las últimas dos décadas, el fenómeno de la gentrificación ha provocado el despojo de diversas casas y edificios en la colonia Juárez, por lo que algunos vecinos se unieron para exigir el derecho de vivienda e impedir que esto siga sucediendo.

Sergio González, vecino desalojado en la colonia Juárez, detalló que entre el Centro Histórico y esta colonia Juárez, Kaluz y Reurbano han desplazado, despojado y violado derechos de alrededor de 350 familias.

Para el sociólogo y urbanista Pablo Gaytán, las inmobiliarias representan un riesgo latente para la convivencia y la construcción de la comunidad.

Los historiadores han documentado que la colonia Juárez se creó por concesiones que por mandato de Porfirio Díaz se le dieron a las inmobiliarias de la época.

Sergio González indicó que “hay una población grandísima de indígenas otomíes, mazahuas y triquis que cohabitan este territorio con nosotros” y en ello radica la riqueza de esta colonia.

Él habitaba el edificio ubicado en Liverpool 9, pero en 2014 se les notificó que el edificio tenía nuevo dueño y debían desalojar el predio. Sin embargo, el proceso había sido ilegal, porque no les ofrecieron el derecho al tanto, que dice que antes de vender al mercado, debe de ofrecerlo a los inquilinos.

“Cuando te ofertan el derecho al tanto tienes que comprar el edificio completo, ¿quién tiene 10, 15, 100 millones para comprar un edificio completo? Pues nadie. Ahí hay una reflexión que se tiene que abrir: el derecho al tanto tendría que estar normado y habituado, regulado de que solo te ofrezcan la parte que tú habitas”, planteó González.

“El cártel inmobiliario” y su seguridad

Sergio González precisó que los cárteles tienen líderes y en este caso, es la fusión de dos grupos inmobiliarios importantes: el pequeño se llama Reurbano, encabezado por Luis Rodrigo Rivero Borrelli, que es responsable del desplazamiento de cientos de familias en la colonia Juárez, pero luego hizo una fusión con el grupo Kaluz, de Antonio del Valle.

En Versalles 84, hace un año y medio vivía Darío Martínez; el edificio estuvo abandonado por sus dueños durante 20 años. Un día llegó Reurbano llegó y le dijeron los dueños del inmueble y comenzaron los despojos.

Darío Martínez explicó que hubo dos desalojos en el mismo día; “En 2014 nos amanecimos con un montón de granaderos cerrando Versalles, Bruselas y entraron al edificio a desalojar a un señor de 90 años y al mismo tiempo, inmediatamente después desalojaron otro departamento que estaba vacío”.

“Hubo procesos legales muy largos, de tres años, en algunos fueron reiterados, en mi caso, yo pasé por cuatro juicios. En el último juicio yo decidí que ya no podía llevar ese desgaste que llevaba”, relató.

Los vecinos se organizaron bajo el nombre 06600 Plataforma Vecinal y Observatorio, con la cual han ubicado desalojos y documentado los inmuebles patrimonio.

González dijo que hay tres catálogos de patrimonio en la Ciudad de México, uno lo tiene el INBAL, otro lo tiene el INAH y otro lo tiene Seduvi, “digamos son los tres que catalogan y esos documentos se reflejan en los programas de desarrollo urbano de las alcaldías, antes delegaciones”.

En el caso de Versalles 84 y Liverpool 9 la inmobiliaria es la misma: Reurbano, que asegura que “se dedica a recuperar el patrimonio arquitectónico, reinventar el espacio público y los barrios.

González dijo que desplazaron familias que habitaban en esos predios para sustituirlas por un perfil de usuario del barrio, no es un habitante del barrio es un usuario del barrio y ese usuario del barrio no construye tejido social, no construye redes solidarias y de confianza porque solo permanece por un tiempo limitado.

¿Cómo construir ciudad?

El sociólogo y urbanista, Pablo Gaytán, dijo que “hacer la ciudad implica hacerla de manera conflictiva a veces hasta antagónica, entre tres grandes visiones o formas de hacer pensar la ciudad.

“Los que realmente hacemos que la ciudad se conecte y exista somos los barrios, somos las comunidades barriales que no es la totalidad del barrio, pero que son iniciativas que se conectan risomáticamente para existir, para proponer nuevas utopías de ciudad, pero también para resistir y persistir frente a la imposición de la ciudad imaginada por el poder inmobiliario y el político”, sostuvo.

-Fin de la nota-