Al menos 36 muertos en enfrentamientos en el norte de Afganistán

El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, señaló hoy que las fuerzas de seguridad lograron repeler el asalto coordinado por el movimiento fundamentalista Talibán en la norteña provincia de Kundu...

El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, señaló hoy que las fuerzas de seguridad lograron repeler el asalto coordinado por el movimiento fundamentalista Talibán en la norteña provincia de Kunduz, en un combate que causó la muerte de al menos 36 insurgentes y tres civiles.

"Los talibanes atacaron a Kunduz hoy y causaron daños a los civiles y sus casas. Querían crear una atmósfera de miedo en la ciudad", dijo Ghani en un comunicado, de acuerdo con la cadena catarí Al Yazira.

El ataque del movimiento extremista "fue rechazado por nuestras valientes fuerzas de seguridad", agregó.

A la escalada insurgente en Kunduz, en las primeras horas del sábado, siguieron enfrentamientos con las fuerzas de seguridad afganas, así como ataques aéreos para lograr el control de esta localidad, ubicada en una vía clave que da acceso a gran parte de la frontera norte.

Por su parte, el Ministerio del Interior de Afganistán informó que al menos 36 talibanes murieron en operaciones terrestres y aéreas en tres áreas de la ciudad de Kunduz y que se estaban realizando operaciones de limpieza.

Las fuentes indicaron que uno de los ataques áereos en el área de Zakhil causó la muerte de 20 talibanes, aunque la cifra no ha podido ser confirmado por dirigentes del movimiento fundamentalista que gobernó Afganistán entre 1996 y 2001.

El jefe del Departamento de Salud Pública en Kunduz, Ehsanullah Fazli, señaló que al menos tres civiles murieron y 41 resultaron heridos, por lo que fueron trasladados a hospitales locales.

En un comunicado, la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) manifestó que las restricciones de movimiento para el personal humanitario y la interrupción de las líneas telefónicas planteaban un desafío para evaluar la situación en Kunduz, que se habría quedado sin electricidad por los combates.

El ataque se registró en el marco de las negociaciones que los dirigentes del Talibán mantienen con negociadores de Estados Unidos en Doha, Catar, para lograr un acuerdo que ponga fin a un conflicto de casi 18 años en Afganistán.

El acuerdo se centra en la retirada de las tropas estadunidenses del país asiático, a cambio de que los insurgentes talibanes respeten un alto al fuego, rompan lazos con la red terrorista Al Qaeda y alcancen un acuerdo de paz duradero con el gobierno del presidente Ghani.