Devuelven lo robado a los más pobres y olvidados

Por Salvador Álvarez

Por Salvador Álvarez

El director del Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado, Ricardo Rodríguez, aseveró que las subastas sociales son una forma de resarcir el daño al pueblo mexicano.

“¿Qué es lo que hacen estas subastas? Que la gente vea y diga, ¡ah, unas subastas que organiza el Instituto!, y eso crea mucha participación y eso eleva el nivel y la puja”, señaló el funcionario en entrevista exclusiva con Notimex.

Dijo que cuando vendieron los coches, “quien se llevó el Lambhorgini y quien se llevó ciertos autos, nos comentaba yo lo único que les pido a ustedes, es que este dinero vaya a los más pobres de este país”.

Rodríguez dijo que han tenido comentarios positivos sobre las subastas, incluso ha sido significativo realizarlas en Los Pinos, por todo lo que implicaba: el lujo, la parafernalia de una minoría de este país.

“Ahora es un espacio cultural que se abre a toda la ciudadanía, pero no nomás se abre, sino que representa el lugar donde se les está devolviendo al pueblo lo que es de él”.

Desde que empezaron las subastas, de febrero a la fecha, dijo que se ha recaudado, aproximadamente, un poco menos de 300 millones de pesos.

Ayuda para los más necesitados

El director del Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado señaló que fue a Oaxaca, y presenció una Asamblea de Usos y Costumbres, “donde vemos el destino de los recursos, en Santa María Zaniza y Santos Reyes Yucuná, dos de los municipios más pobres de este país”.

“Cuando le dices devolverle al pueblo lo robado, en realidad la gente lo goza, lo siente, se identifica con el Instituto, siente que si es un organismo que si le está devolviendo un resarcimiento social, un resarcimiento histórico, de una sociedad cansada de corrupción, de malversación de recursos, de la delincuencia, de muchas cosas”, afirmó.

Destacó que se están haciendo caminos para unir estas cabeceras municipales, donde participa la comunidad y donde los encargados de la obra son las personas de esas comunidades.

Enmendar la deuda con los deportistas

Ricardo Rodríguez mencionó que la casa de Zhenli Ye Gong cuesta más de cinco millones de dólares y tenía declaratoria de abandono desde 2007.

“Se le notifica a la esposa porque es una propiedad mancomunada, o era, se le notifica al quejoso, pasan 90 días y no dicen nada. Extrañamente después de 12 años los abogados empiezan a venderle la idea y a mí hasta me queda la duda, yo no sé si fueron los abogados o grupos políticos que no les cayó para nada bien que estos apoyos se fueran a deportistas”.

El funcionario aseguró que “el Instituto jamás se doblegará ante intereses personales, mezquinos y ajenos al bien público” y la idea de apoyar a los deportistas fue del presidente.

Señaló que muchos de ellos se preparan con recursos de sus familiares o propios. “Por primera vez sintieron que la autoridad les estaba dando un papel y un lugar, el señor Presidente lo dijo en un discurso, no vengo a colgarme una medalla, vengo a tratar de resarcir lo que el Estado Mexicano les debe”.

Ricardo Rodríguez admitió que se da por bien servido si el Instituto contribuye a mejorar las escuelas de Oaxaca, los hospitales de Chiapas o las carreteras de Guerrero.

“Si hay gente que antes se tardaba una hora para ir a una Telesecundaria porque es la única forma de llegar a esa Telesecundaria y antes hacia una hora, ahora puede llegar en 15 minutos y de forma segura, creo que el Instituto habría tenido éxito y habrá cubierto al pueblo lo que es de ellos”.