La venganza de Spawn

El Conde Negro

El Conde Negro

Por Rober Díaz

México, 30 Ago (Notimex).? Hace unos 175 años que Alejandro Dumas publicó El Conde de Montecristo, una novela de aventuras considerada una de las cimas en la literatura universal. La novela cuenta la historia de Edmundo Dantés quien, a punto de ser promovido a capitán, es traicionado por sus amigos y encarcelado. Cuando recupera la libertad y se hace de una gran fortuna, por distintos medios se venga de todos aquellos autores de su desgracia. Según el periodista Tom Reiss, la obra estuvo inspirada en el Conde Negro, mote con el que se le conoció al padre de Dumas: el general Thomas Alexandre Dumas (hijo de una esclava negra nacida en Haití), que desde temprana edad se formó como espadachín en la Academia de Esgrima de Versalles e ingresó al ejército en el que, debido a los procesos políticos que se vivieron durante la Revolución Francesa, rápidamente fue ascendido a general convirtiéndose, a la vez, en un rival en popularidad y aptitudes para Napoleón Bonaparte, quien lo mandaría apresar por esa causa. El Conde Negro, diezmado por sus años de cautiverio, moriría cuando su hijo Alejandro Dumas tendría apenas cuatro años de edad.

El dibujante

Todd MacFarlane inició su meteórica carrera como dibujante a finales de la década de 1980. En la universidad envió bosquejos a las dos principales editoriales de cómics en Estados Unidos: DC y Marvel, pero recibiría más de 700 cartas de rechazo. Entre sus haberes ya tenía una temprana carrera frustrada como beisbolista por una fractura de tobillo. Hijo de un trabajador de la industria de la impresión, a quien le era fácil emprender nuevos retos, MacFarlane aseguraría que se forjó en esa misma idiosincrasia: “Si no se puede lo que se intenta, hay que iniciar algo nuevo”.

El duelo

La primera vez que Alejandro Dumas se batió en duelo fue a los 23 años de edad y lo hizo contra un soldado por una deuda de juego; cuando creía que el duelo sería con pistolas, con las que era muy diestro, resultó que tuvo que batirse con espada y, durante la pelea —de la cual salió triunfador— perdió los pantalones.

El ghost writer

Aguste Maquet, historiador y maestro, escribió sus mejores libros de la mano de Alexander Dumas. Juntos crearon El Conde Montecristo, Los Tres Mosqueteros, La Reina Margot y El Conde de Brahangelone, entre otras novelas.       Gracias a una paga considerable, aquel negro literario —apodo con el que se llama a los escritores que trabajan para otros escritores por una remuneración— habría renunciado a que su nombre figurase en la autoría de dichas obras; sin embargo, al paso de los años, la presunta inmortalización que ya se veía ceñirse sobre Dumas, lo orillaron a reclamar su lugar.

Inició una demanda de la que ganó en contra de un Dumas que, si bien ya había obtenido mucho dinero y gozaba de una estrafalaria forma de vida, pronto caería en la miseria gracias a este dislate judicial y otros dispendios (tenía un castillo llamado Montecristo). Maquet no logró que su nombre fuera puesto en las obras que la historia de la literatura recordaría. En cambio, expresamente pidió que los nombres de las obras en la que fue coautor —y a manera de una pequeña venganza personal— fueran puestos en letras de oro en su mausoleo.

Spawn

Para 1988, MacFarlane ya se hacía cargo de una de las historietas de Spider-Man pues con su estilo había renovado la concepción más bien plana que en ese momento se tenía del héroe arácnido: lo dotó de nuevas posiciones, una nueva forma de dibujar la telaraña que la hacía ver viscosa e historias mucho más sórdidas. El Spidey de Mcfarlane se caracterizó por un dibujo detallado, una tinta de alguna forma sucia y de muchas formas saturada. Todd también crearía, junto a David Michellinie, a Venom, y, con él, llegó una idea que alcanzaría una enorme popularidad en los fanáticos de las historietas de los noventa: el simbionte, un ser que vive de la energía de su habitante. Con esta misma idea, al abandonar Marvel crearía un personaje emblemático de los cómics: Spawn, un antihéroe que vuelve a la vida desde el infierno con un único fin: vengarse de sus asesinos.

La pelota de McFarlane

Una de las pelotas más caras subastadas en la historia del beisbol fue comprada por Todd Macfarlane en 1999: la esféride del homerun número 70 de Mark McGwire que fue vendida al dibujante por 3.2 millones de dólares.

El público del Conde de Montecristo

El personaje de Dumas no sólo alcanza su fin: la venganza, sino que de su premeditación e inteligencia para actuar en varios niveles, obtuvo el regocijo del lector que, durante la publicación de la novela en el diario Journal Des Debats (del 28 de agosto de 1844 a enero de 1846) prácticamente paralizaba a Francia y suscitó reyertas entre sus seguidores habituales, pues cuando en algunos tomos del periódico no se publicaba el siguiente capítulo, los parroquianos de Dumas exigían el reembolso de su dinero a los voceadores.

Image

Para 1992, MacFarlane junto con otros dibujantes de Marvel (Jim Lee, Rahp Loeb, Marc Silvestri, Rob Liefeld, Erik Larsen, Jim Valentino y Whilce Portacio), funda Image Comics, una casa editorial que respetaría la autoría de cada uno de los dibujantes. Los cómics que lanzó Image rompieron todos los récords de ventas que una editorial nueva e independiente podría haber tenido. A su vez y tras la desbandada de sus jóvenes talentos, en Marvel se iniciaría una apuesta por contratar a jóvenes imitadores que ya incrustados en una guerra por el mercado llevaría a un chacaleo por parte de Todd y sus secuaces, quienes ofrecieron grandes sumas a los nuevos y a crédulos dibujantes para que, como ellos, abandonaran Marvel y nutrieran las filas de su boyante empresa.

Dumas y la inmortalidad

Cabe destacar que Dumas llegó a liderar un ejército de amanuenses. Les daba pequeños apuntes y los llevaba por los derroteros que prefería; le gustaban las acciones donde había peleas y grandes aventuras. En su taller llegaron a haber más de 60 escribanos, algunos de gran renombre como lo fue el excéntrico Gerard de Narval, a quien en sus últimos días se le pudo ver paseando una langosta. También se dice que el ambicioso Dumas perteneció a la Sociedad de la Niebla, una logia secreta en la que participó Julio Verne y de la que obtuvo misteriosos secretos.

Todd McFarlane

El celebrado dibujante y guionista también crearía su propio emporio de juguetes cuyos ingresos le permitirían coleccionar pelotas de beisbol que en subasta alcanzaron cifras estratosféricas. Aunque durante aquella época de guerra comercial contra Marvel llegó a declarar sobre los dibujantes que se llevaban a Image: “Nosotros pasamos por allí [por Marvel] cada vez que necesitamos negros, vemos lo que nos gusta y nos lo llevamos”.

Diálogo con Alejandro Dumas hijo

Cuenta una vieja anécdota que Alejandro Dumas se encontró en una calle de Paris con su hijo —con el que no tenía una muy buena relación— que escribiría la célebre novela La Dama de las Camelias y le preguntó si había leído su última novela; Dumas hijo le contestó:

?Sí la he leído. ¿Y tú? ¿La has leído ya?

La falsa apuesta

Gracias al escándalo facilitado por la confirmación de que Mark McGwire había consumido esteroides, el precio de la pelota que compró MacFarlane en 1999, bajó. Ahora no vale más de un millón de dólares.