Provincia canadiense podría aprobar estricta ley de vacunas

Ciudadanos de la canadiense provincia atlántica de Nuevo Brunswick con puntos de vista pro y anti-vacunación se enfrentarán en audiencias públicas esta semana, luego de registrarse 12 casos confir...

Ciudadanos de la canadiense provincia atlántica de Nuevo Brunswick con puntos de vista pro y anti-vacunación se enfrentarán en audiencias públicas esta semana, luego de registrarse 12 casos confirmados de sarampión esta primavera.

El gobierno provincial espera aprobar lo que podría convertirse en la ley de inmunización más estricta de Canadá, luego de los 12 casos confirmados de sarampión esta primavera, nueve de ellos estaban en una escuela secundaria.

Es por eso que el gobierno de Nuevo Brunswick presentó un proyecto de ley que haría que las vacunas sean obligatorias para los niños en las escuelas públicas y guarderías con licencia a menos que se tenga un certificado médico que diga lo contrario, destacó Radio Canadá Internacional.

En caso de aprobarse los padres ya no podrían decir no por razones ideológicas.

Un grupo crítico de las vacunas que aparecerá en las audiencias es Vaccine Choice Canada, que calificó en una declaración dirigida a los padres y residentes de Nuevo Brunswick a las vacunas obligatorias como "el problema de derechos civiles más grande e importante desde el movimiento de derechos civiles en los Estados Unidos en la década de 1960, y el movimiento para otorgar a las mujeres el derecho al voto".

El grupo dice que tal vez será necesaria la desobediencia civil no violenta para mostrar oposición.

También en la lista de oradores está Dena Churchill, que es criticada por sus opiniones sobre la vacunación.

La quiropráctica de Nueva Escocia recibió la orden de pagar una multa de 100 mil dólares después de admitir un mal manejo profesional por difundir el escepticismo de la vacuna en su blog.

Churchill ha escrito sobre vacunas en su blog y en Facebook y se negó a eliminar las publicaciones a pesar de las órdenes del Colegio de Quiroprácticos de la provincia de Nueva Escocia.

Pese a perder su licencia profesional, Churchil señaló que ella decidió no vacunar a sus hijos. "Creo que la vacunación debe dejarse en manos de la persona, para observar las circunstancias individuales y su salud. Por lo tanto, que una política sea obligatoria, creo que es realmente arriesgado".

En tanto, esos argumentos no han influido en el ministro de educación provincial, Dominic Cardy, quien apoya firmemente el proyecto de ley.

Agregó que, en general, las personas que están en contra de la ciencia y la evidencia socavan su propia causa cada vez que abren la boca. Solo hay que recordar que si vamos a seguir la ciencia, seguir la evidencia, no hay dos lados de este debate, así como no hay dos lados para determinar si la tierra es plana.

Grupos como la Asociación de Farmacéuticos de Nuevo Brunswick han respaldado el proyecto de ley así como la Sociedad Médica de Nuevo Brunswick y el Defensor de niños, jóvenes y adultos mayores de la provincia.

Según UNICEF Canadá, el sarampión es una enfermedad casi erradicada en el mundo pero está regresando, ya que los niveles de vacunación no llegan al 90 por ciento.

Sorprende saber que en Alemania, Australia, Argentina, Chile, Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Italia y Japón, existen casos de resistencia a las vacunas, y que entre ellos, también se encuentra Canadá con casi 300 mil niños que no recibieron su dosis contra el sarampión.

Agregó que la resistencia a que los niños reciban las vacunas es alarmante y es por eso que se hace esta campaña, porque en muchos de esos países llamados ricos las vacunas son accesibles. Para asegurar la buena protección de la población hay que tener un 95 por ciento de la gente vacunada, según recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), destaca Marie-Hélène Bachand, de UNICEF Canadá.

En los países de altos ingresos, mientras que la cobertura para la primera dosis es del 94 por ciento, la cobertura de la segunda dosis es del 91 por ciento, según los datos más recientes.

Si se aprueba el proyecto de ley en Nuevo Brunswick, los cambios entrarán en vigencia en septiembre de 2021. Si lo hace, sería la ley más estricta sobre inmunización en Canadá.

Nuevo Brunswick es una de las diez provincias que, junto con los tres territorios, conforman las trece entidades federales de Canadá. Su capital es Fredericton y su ciudad más poblada, Moncton.