Recuerdan al poeta Manuel Acuña

*Es considerado uno de los más destacados representantes del romanticismo mexicano

*Es considerado uno de los más destacados representantes del romanticismo mexicano

Por Iván Santiago Marcelo

Reunidos en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, poetas, investigadores y público en general rindieron homenaje al poeta Manuel Acuña (Saltillo, 1849—Ciudad de México, 1873), esto a 170 años de su nacimiento (el cual se conmemoró ayer martes).       Mariana Ozuna, investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), destacó que el poeta coahuilense vivió únicamente 24 años y ha pasado a la posteridad como un poeta romántico y sensible, además de ser recordado “por su trágica muerte... al suicidarse”.       Destacó que el homenajeado fue autor de 80 poemas amorosos, patrióticos, humorísticos y descriptivos, así como una obra de teatro, tres artículos y 12 cartas, por lo cual se le recuerda por ser una de las voces románticas pertenecientes a un tipo de proyecto civilizatorio donde la sensibilidad tenía un sentido.       “Explorar los sentimientos de dolor, ternura, amor a la amistad, de amor a un padre por parte de otro hombre y expresarlo por medio de la poesía, es de larga tradición en la vida occidental y Manuel Acuña es uno de los grandes representantes de este proyecto civilizatorio, desde el cual la masculinidad no está peleada con la ternura, el regocijo, el gozo por la vida, pero sobre todo con la hondura por los sentimientos”, afirmó.       La especialista en literatura del siglo XIX dijo que se recordó la obra del poeta porque hoy en día pareciera reducido, un poco, el espectro sobre las emociones y pensamos que el amor es sólo pasión o desamor.       “En el caso de Manuel Acuña, con esta conmemoración estamos invitando a los lectores para leer su obra como una propuesta de educación sentimental profunda, es decir, estas poesías que nos dicen cuándo sentimos algo, cuál es el sentido de ese dolor, cuál es el sentido de cuando vemos a un amigo muy querido”, reflexionó.       Explicó que a 170 años de la muerte del escritor, sigue destacando la calidad de su estilo, el cual “hace que cualquier persona pueda acceder a su obra; pues de las emociones de las que hablas son absolutamente universales, de tal manera que es un tesoro nacional, pero también es algo que la nación puede ofrecer a la literatura universal”.       En tanto, César Cañedo, poeta, académico, investigador y crítico de la literatura mexicana dijo que Manuel Acuña creció en un ambiente donde no había apoyo para los jóvenes creadores; sin embargo contó con Manuel Altamirano, quien impulsó a que los jóvenes escribieran.       Expresó que a través de la poesía, los jóvenes empezaron a tomar un papel importante en la sociedad, sobre todo por el tipo de poesía hecha por este grupo al que pertenecía Acuña. “Les sirvió mucho para socializar y hacer políticas, redes y amistad”.