Doble vida y la poesía chilena

*El trabajo del poeta Víctor Hugo Díaz retrata lo que era la vida y los tiempos detenidos ahí, en Chile, afirma Andrés Cisneros

*El trabajo del poeta Víctor Hugo Díaz retrata lo que era la vida y los tiempos detenidos ahí, en Chile, afirma Andrés Cisneros

Por Evangelina del Toro

El poemario Doble vida, del chileno Víctor Hugo Díaz (Santiago de Chile, 1965), celebra sus primeros 30 años con una edición especial, la cual dio inicio a la actual poesía de ese país sudamericano.       “La poesía no trata de nada fundamentalmente; yo no creo en temáticas ni cosas así. Simplemente está hecha de vida, no de lenguaje, eso es solamente un material de construcción, como la pintura a los pintores”, comentó.       Durante la presentación de la edición especial, el escritor explicó que sus versos surgen de lo urbano, pero principalmente de la desilusión social como parte del “trauma” de la dictadura vivida en su país, así como la nostalgia y las promesas no cumplidas.       En su oportunidad, Andrés Cisneros de la Cruz —editor del poemario— consideró que en 30 años la poesía entró en un periodo de transición, de visibilidad y al alcance de todos, incluso siguió a las corrientes.       Por ello, encontrarse con los versos de Víctor Hugo Díaz es “hallar una máquina del tiempo. Pensar en la poesía chilena, es pensar en Pablo Neruda, en poemas que siempre nos hacían pensar en este surrealismo. Cuando leemos la poesía de Víctor Hugo, nos encontramos con otra dimensión, con otro rango estético”, dijo.       Sostuvo que el poeta retrata de manera literal lo sucedido hace 30 años, “lo que era la vida y los tiempos detenidos ahí”.       Por su parte, Alejandra Estrada Velázquez  —poeta mexicana— afirmó que Doble vida es un libro complejo y con una profundidad alcanzada por pocas obras literarias.       “Leer este libro remite al momento en que nos hemos sentido espaciadores de nuestra propia vida, es la oportunidad que Díaz brinda al lector para sentarse a mirar el otro lado de lo que somos. La posibilidad rechazada. Hace que la realidad sea ficción”, expresó.