Analistas esperan conocer más datos sobre acuerdos de gasoductos

Por Roberto Noguez Noguez

Por Roberto Noguez Noguez

Con la información disponible es imposible conocer cuál será el costo para la Comisión Federal de Electricidad (CFE) resultado de los acuerdos con las constructoras de los gasoductos, sin embargo, al extenderse el plazo es posible que se incremente el pago.

En entrevista con Notimex, el consultor en la materia de Midstream y Downstream en Talanza Energy, David Rosales, consideró que con los datos dados a conocer no se puede saber si habrá un ahorro o no para la empresa productiva del Estado.

“Puede darse un cambio en el valor presente neto o no, además si va a haber un cambio en la tasa de retorno o no; esos son los dos temas que eventualmente nos podrían aclarar si el pago de la CFE sería mayor o menor”.

De acuerdo con el especialista, según los comunicados de prensa de las empresas, más lo dicho en la conferencia en Palacio Nacional, lo que queda claro es que es un nuevo esquema de pago que sigue siendo aceptable para los privados y la CFE estima que le es más adecuado en comparación de su capacidad de generar ingresos a partir de los gasoductos para pagar.

“La CFE tenía un problema, el perfil de pagos le era difícil de cumplir y esta renegociación lo que significaría es que le da uno más adecuado a sus flujos de ingreso, y al mismo tiempo le resulta igual de adecuado que los términos originales de la licitación”, agregó.

El director asociado de Desarrollo de Negocios de IHS Markit, Erick Sánchez Salas, explicó a su vez que una corrida financiera, como en los créditos, los pagos son decrecientes porque al inicio se cubre una amortización de la construcción, adquisición de equipos y plantas, posteriormente lo que se paga es operación, mantenimiento y, en este caso, la tarifa.

En este sentido, detalló, al establecer una tarifa lineal, si bien al inicio el pago es menor, hacia adelante, al mantenerse la misma línea y pasar de 25 a 35 años, es probable que la CFE vaya a acabar pagando más.

En su opinión, cuando debería hacerse más tangible la reducción de los costos de operación del gasoducto, debido a que ya se cubrió el costo de la infraestructura, se va a seguir pagando lo mismo, “entonces se vuelve algo atípico y al futuro más costoso”.

“Ahora donde puedes ahondar es en el modelo, pero en los números es complicado hasta que no digan la tarifa… pero no hay manera que exista una reducción en costos por la proyección de esta corrida financiera hacia el futuro, finalmente, así pagues la mitad, si también estas incrementando el número de parcialidades, vas a acabar pagando más”, agregó.

Según lo dado a conocer en la conferencia mañanera, los acuerdos representan un ahorro para el gobierno mexicano de alrededor de cuatro mil 500 millones de dólares, en términos generales.