César Millán reconoce labor de perros héroes durante su espectáculo

*Pánuco y Pasta reciben medalla por salvar vidas en el terremoto de septiembre de 2017

*Pánuco y Pasta reciben medalla por salvar vidas en el terremoto de septiembre de 2017

Por Claudia Pacheco Ocampo

Por su destacada labor en la búsqueda y rescate de personas durante la aplicación del Plan DN-III-E, tras el terremoto ocurrido en septiembre de 2017 en la Ciudad de México, los binomios canófilos Pánuco y Pasta fueron reconocidos durante el espectáculo del entrenador de perros, César Millán.

Los perros de raza pastor belga malinois recibieron una medalla y un reconocimiento que los destaca “por su heroísmo, dedicación y disposición ininterrumpida para salvar vidas”.

Ante más de cuatro mil personas que asistieron a la Arena Ciudad de México para presenciar el show “Once upon a dog”, como parte de la gira 2019 de Millán, también fueron distinguidos sus entrenadores: el cabo de policía militar Jorge Alejandro Cuéllar (Pánuco) y el soldado de policía militar, Luis Enrique de la Cruz Sánchez (Pasta).

“A los perros los utilizamos para que nos den seguridad durante el trabajo. Los criamos desde que son cachorros. Es todo un proceso pero al final es una satisfacción total cuando los perros reaccionan como debe ser”, destacó el mayor médico veterinario José Ramón Martínez.

El director del Centro de Producción Canina del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos explicó que Pánuco y Pasta participaron en las operaciones de brigada luego del terremoto del 19 de septiembre de 2017.

El primero rescató a seis personas vivas y permitió la localización de ocho cadáveres; mientras que Pasta recuperó a una persona con vida, resaltó el mayor José Ramón Martínez al informar que los perros están listos para trabajar una vez que un comité técnico los evalúa.

Para dar cuenta de sus habilidades, los caninos hicieron una pequeña demostración ante el público que no paraba de ovacionarlos. Sobre el escenario del recinto, se emuló un pequeño desastre.

Con botas puestas para proteger sus patas de vidrios y otros materiales de las zonas de desastre, Pánuco usó su olfato e instinto para localizar con éxito a una persona escondida entre unos tambos.

Durante su espectáculo “Once upon a dog", César Millán, mejor conocido como el “Encantandor de perros”, compartió su filosofía y algunos tips a fin de que exista una mejor relación entre el ser humano y “su mejor amigo”.

Con la participación de cuatro dueños y sus respectivos perros, el titular de series como “Dog whisperer with Cesar Millan”, así como de “Cesar to the rescue” y “Cesar Millan´s dog nation”, hizo su presentación a manera de fábulas para referirse al perro adolescente de entre cinco y diez meses.

También habló sobre la mascota que jala la correa al caminar, el que está obsesionado con la comida o sus juguetes, el sobreexcitado cuando se llega a casa y el que le ladra todo el tiempo, tanto a perros como a personas.

“Este show es para los amantes de los perros y de la naturaleza. Les prometo que al final acabarán muy felices con ellos, pero no les puedo ayudar ni con su suegra ni con el marido”, comentó entre risas

Resaltó que el amor incondicional y la lealtad son las cualidades del perro, el cual se guía por los instintos. Recomendó no dejar su alimento en el piso, pues el animal no debe comer cuando él lo desee.

“Será necesario ejercitarlo antes para que vea que todo trabajo merece un premio. Él debe entender cuál es su lugar en la manada. Él no es el de jefe, por lo que se deben marcar reglas, límites y restricciones.

“Si no se le enseña a tiempo, el perro crece con problemas de comportamiento y terminará no solo corriendo libre por toda la casa, sino como el dueño de tú recámara. Tener un perro no es como comprar una pelota, es una responsabilidad para siempre”, subrayó.

Debido a que el animal enseña valores como la paciencia, compasión gracia y lealtad, César Millán considera que puede convertirse en el mejor maestro de la humanidad.

Luego de recordar a su fallecido perro Daddy, el “Encantador de perros” fue sorprendido por el mariachi que con motivo de su cumpleaños 50, le cantó las Mañanitas y después partió un pastel.