El cuento y las intromisiones

*Mónica Lavín y su antología personal en voz de Julieta Egurrola

*Mónica Lavín y su antología personal en voz de Julieta Egurrola

Por Jorge Rivas Navarro

A qué volver es una antología personal de cuentos en la cual Mónica Lavín hace un inventario de todas esas historias nacidas a la par de una novela, en medio de una conversación.       Lo anterior, con la intención de suspender la vida por un instante para acercarse mejor y observar con cuidado a los seres que tienen el corazón roto o llevan su soledad a cuestas.       Mónica Lavín presentó la antología, de la cual Julieta Egurrola extrajo diversos cuentos para leerlos ante el público que asistió a la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, en el marco del ciclo “Leo luego existo” 2019.      En entrevista con Notimex, la autora afirmó que el cuento es un lugar en donde se vuelven posibles las intromisiones oscuras y sensuales de un escritor.       Comentó que ella ha escrito cuentos desde 1986 y A qué volver reúne algunos publicados en varios libros a lo largo de los años. Enfatizó que los 41 escritos incluidos en su más reciente obra, buscan acercar el género del cuento al público.      Agregó que escribir esta antología fue difícil, porque “uno no es el mejor juez de uno mismo, por lo que yo debía escoger los cuentos que han pasado la prueba del tiempo; elegir entre 12 libros que guardo en la memoria e incluir algunos nuevos e inéditos”.       “Por ello fue difícil pero emocionante. Fue como seleccionar —no es un recorrido cronológico— qué temas he visitado, cuáles son mis obsesiones, de qué manera he cambiado; era muy interesante para uno mismo el poder dar estas cápsulas narrativas”.      Consideró que la paciencia fue el principal reto durante la escritura de los cuentos, porque transcurre mucho tiempo para obtener un buen cuento al que no le sobre nada. “Mi primer libro de cuentos tardaron tres años en publicarlo, aunque ahora es más rápido”.       En su opinión, la narración breve nace de una pregunta. “Qué tal si se pierde la memoria, qué tal si alguna vez se equivoca uno en una llamada; estos qué tal, quienes escribimos contamos historias para responderlos: quizás para detener el tiempo o ahondar en lo que nos pasa todos los días”.