Olson Joseph, la libertad de cantar

*El cantante y trompetista haitiano interpretó temas de su reciente disco, Ya lo sé

*El cantante y trompetista haitiano interpretó temas de su reciente disco, Ya lo sé

Por Juan Carlos Castellanos C.

Olson Joseph, cantante y trompetista haitiano, ofreció un concierto con los temas de su reciente disco de estudio Ya lo sé, en el que las experiencias propias, las reflexiones de vida y recuerdos de infancia florecen en un ramillete de arte lírico.      “Me considero un músico que crea arte y comparte sus sentimientos”, dijo a manera de presentación en el escenario del Teatro Benito Juárez de esta ciudad. Y primero con su voz, luego con su trompeta, inició el concierto a partir de “estrenos que se han tocado un montón de veces en mi casa”, con lo que rompió el hielo.      La primera canción que interpretó fue “Nostalgia” de su reciente autoría. Explicó que “nació un día que recordaba elementos que marcaron mi estancia en Haití. Salieron estas notas que juntas hacen una canción que recoge temas del cancionero folclórico de mi país, a la vez que la parte espiritual y de adoración que me llevó a ser músico”.      Entre añoranzas de infancia y adolescencia, familia y su entorno en la isla, dijo que allá existe una zona emblemática de su cultura. Eso le inspiró una canción que habla de la muerte, porque en Haití hay dos formas de verla: “A veces se llora, a veces se baila; a veces se reniega y otras se agradece, porque hay personas a las que no podemos llevarlas a su fin y un ser supremo lo hace por nosotros”.      A Olson Joseph lo trajeron de Haití en 2007, siendo joven, con el pretexto de hacer un concierto en el Congreso. Ya aquí, se inscribió en la Escuela Superior de Música del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA); lo que no sabía en ese entonces, es que no regresaría a su tierra natal, según narró al público.      Luego cantó “Paz en la tormenta”, una canción escrita tras el asalto a su casa, el año pasado. En ella expresa su furia y enojo por haber sido robado. “Con agua hirviendo, el huevo se endurece, la zanahoria se reblandece y el café suelta su aroma; yo decidí no endurecerme para no ser mala persona, ni ablandarme, porque quiero seguir adelante, mejor dejo salir mi arte”, expuso.      Afable e interactivo con los asistentes al Teatro Benito Juárez, el cantante y trompetista contó: “Dice la historia que Abraham Lincoln (Kentucky, 1809-Washington, 1865), presidente de Estados Unidos del 4 de marzo de 1861 hasta su muerte, el 15 de abril de 1865, fue quien decidió abolir la esclavitud”.      Con voz pausada añadió: “Mi hijastro dice que la cosa no fue así. Asegura que todo se debió a su esposa, Mary Ann Todd Lincoln (Kentucky, 1818-Springfield, 1882), primera dama de Estados Unidos mientras su esposo fue el decimosexto presidente de esa nación”.      Y siguió la narración: “Un día, Abraham llegó de trabajar y encontró a Mary Ann en la cocina con un negro, fuerte y hermoso, muy, pero muy cerquita de ella. ‘No es lo que te imaginas, no ves lo que estás viendo’, le dijo la mujer, dando un paso hacia atrás para alejarse del negro fuerte y hermoso... de seis años de edad, a quien le estaba enseñando a leer.      "Emocionado casi hasta las lágrimas, el presidente le dijo que más que estar enseñándole a leer, le estaba dando su libertad, porque al leer y cultivarse, todos los seres humanos son libres", explicó Olson Joseph.      “Así, decidió abolir la esclavitud”, puntualizó el cantante y trompetista, quien aseguró que canta para sentir la libertad. Enseguida, cerró su concierto con un tema universal, “Bésame mucho” (1940), de la inspiración de la compositora y pianista mexicana Consuelito Velázquez (1916-2005).