La hija olvidada, de Armando Lucas Correa

*Libro testimonial transformado en novela

*Libro testimonial transformado en novela

Por Evangelina del Toro

La hija olvidada es la segunda entrega del escritor y periodista cubano Armando Lucas Correa, basada en hechos reales sobre las acciones nazis ocurridas en Alemania durante 1939: la historia de una madre que manda al olvido —que es como un país lejano— a su hija para salvarla del “horror”.      “Esta madre tiene dos hijas y viven en Berlín bajo el dominio nazi, ciudad de donde huye con ellas sin mayores posesiones que un libro. Llega al sur de Francia con una sola hija y las páginas mutiladas de un libro. Esa es la esencia. ¿Qué paso con la otra? Es un juego de palabras con una frase de Borges”, dijo a Notimex.      Este texto es la continuación de La niña alemana y parte de una trilogía, aún no finalizada por el autor, y nace a partir del viaje del St. Louis, un trasatlántico que zarpó de Hamburgo en 1939 con más de 900 judíos, quienes buscaban desembarcar en Cuba, pero el gobierno de ese entonces no les permitió entrar a la isla. Sólo se quedaron 29, tras pagar 500 dólares.      “Eso fue devastador, se intentaron suicidar. Si regresaban a Alemania era estar en un campo de concentración. Entonces llegan a Miami (Estados Unidos) y tampoco los dejan. Se van hacia Canadá y también les dicen que no. Regresan a Europa y, en medio de eso, logran que Bélgica, Holanda, Francia e Inglaterra los reciban; se distribuyeron ahí y se sintieron felices. Pero en septiembre Hitler tomó Europa continental”, relató.      Para él, “esta historia es bastante dolorosa, a mí me impactó. Mi abuela —quien es hija de migrantes españoles exiliados a principios del siglo XX— estaba embarazada de mi madre, cuando el barco llegó a Cuba. Yo crecí con aquello dicho por mi abuela acerca de que Cuba pagaría muy caro, por los próximos cien años, a razón de lo hecho en contra de los judíos”.      Con esa historia, Correa creció y comenzó a investigar en su país natal sobre el trasatlántico; sin embargo, toda la información desapareció. Al trasladarse a Estados Unidos, en 1991, inició su “obsesión” por dicho barco.      A la par, su vida personal dio un giro al convertirse en padre, situación que provocó un cambio en el final de su libro, pues se transformó de ser testimonial a una novela.      Y al buscar los testimonios de los sobrevivientes es cuando nace la segunda parte, es decir, La hija olvidada, la cual sólo guarda relación con el olvido, que es una elección —en este caso— igual a salvar.      “Con el libro no quiero provocar culpa en la gente, quiero que establezcan una relación emocional con él, sentir lo mismo que yo. Intento provocar disfrute con mis párrafos, el lenguaje, los personajes, que gocen el ambiente y sientan los olores como yo los siento: quiero que tú veas las paredes como yo las veo”, dijo.      Para Armando Lucas Correa, escribir es una terapia: su yoga, su gimnasio, es “mi momento de tranquilidad. Tengo una vida muy ajetreada; edito una revista (People en español) y tengo tres hijos pequeños. Entonces, escribo en momentos de desesperación, leo mucho y siempre para escribir debo leer antes y ahí mi cerebro se dispara. Empiezo temprano, porque no duermo en la noche”, refirió.      La creación de La niña alemana llevó más de 10 años, mientras que La hija olvidada, cuatro. La siguiente entrega literaria será La viajera nocturna (2023), que es parte de la trilogía sobre el holocausto, y El silencio en tus ojos (2020).