Pintura y jazz con Ronald Silver

*El artista plástico neoyorquino expone pinturas realizadas en diversas técnicas y formatos

*El artista plástico neoyorquino expone pinturas realizadas en diversas técnicas y formatos

Por Juan Carlos Castellanos C.

El artista plástico neoyorquino Ronald Silver, quien se define como carente de toda influencia o tendencia pictórica, presentará una colección de 30 piezas realizadas de 2010 a la fecha, lo cual tendrá lugar en un conocido espacio dedicado al jazz en la Ciudad de México.       “Nunca fui a escuela de arte ni academia de pintura alguna; aprendí de lo que veo y siento. Mi mente está abierta para captar el arte”, afirmó el artista en entrevista con Notimex.       Consecuencia de lo anterior, sabe expresarse en diferentes formas creativas porque, aseguró, tanto su mente como su corazón funcionan como una esponja; es dueño de un restaurante en Japón, donde se ha volcado hacia su verdadera vocación, pero pinta por la pasión que le inspira el color.       Oleos, tintas y pinturas de agua son sus herramientas desde que tenía ocho años de edad, hace aproximadamente medio siglo. Nostálgico, añade: “Mi madre pinta en casa, tenemos un estudio para echar a volar la imaginación y plasmar nuestros sentimientos en el lienzo”.        Se trata de su primera exposición y la presentó a partir de la tarde de ayer jueves en Jazzatlán, reconocido por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) como Club de Jazz. A su gerente no le interesa trabajar de la mano con ninguna institución, ni pública ni privada, por tratarse de una empresa autogestiva.       Rodrigo Rosas, gerente de dicho espacio, enfatizó que históricamente el jazz ha sido una forma de expresión y libertad. “Va mucho más allá de la música, es la interconexión entre diferentes cosas que generan sintonía y si es con la pintura, resulta más grandiosa”.       A propósito, destacó que la técnica de Ronald Silver es libre, carente de toda escuela, influencia o tendencia pictórica. Las pinturas que expone están llenas de musicalidad y, a la vez, el jazz es un abanico de colores y sentimientos, afirmó el responsable del espacio dedicado a promover expresiones artísticas y culturales.