Diego Mur, su símbolo de fe y esperanza

*El coreógrafo mexicano prepara el estreno mundial de Dorje, pieza en la que refleja el momento actual de su existencia

*El coreógrafo mexicano prepara el estreno mundial de Dorje, pieza en la que refleja el momento actual de su existencia

Por Juan Carlos Castellanos C.

A partir de conceptos como la dislocación, el vértigo, fuera de centro, el equilibrio y la gravedad; el coreógrafo, bailarín, director y productor Diego Mur (Los Mochis, Sinaloa, 1990) creó la pieza escénica Dorje, que se estrena hoy jueves en el Museo Universitario del Chopo.       Dorje (rayo de luz y verdad) es un instrumento ritual del budismo, símbolo de fe y esperanza. “El proceso creativo inició hace ocho meses como un laboratorio donde investigamos con el cuerpo distintos caminos y formas de movernos, con la finalidad de generar un lenguaje particular”, dice a Notimex en entrevista.       La práctica de esta obra inició en el Monumento a la Madre, porque el coreógrafo pensó que sería una pieza para la calle, pero al final resultó totalmente escénica. “En el proceso y mientras veíamos la evolución de nuestros movimientos, hicimos un registro para reconocer cuáles se acercan al discurso de lo que yo deseo expresar”, explica.       Diego Mur presenta movimientos que generan estados físicos y mentales complejos y violentos; la pieza surge de una necesidad del autor, a partir de la etapa de vida en la que se encuentra, y reflexiona sobre los rituales cotidianos que va creando y a los que acude para dar sentido y rumbo a su propia existencia.       “Habla de todas esas conductas en las que se representa el sentirse en un lugar complejo emocionalmente y la necesidad de ver que uno se construye o destruye, y lo que eso genera. Saber que somos de una manera y reconocer que esa forma de ser no nos lleva por un buen camino”, expone el bailarín.       Considera que cuesta mucho desprenderse de cosas, lo que rompe, lo que duele, lo que ahoga por esas lecciones de vida, y las fisuras que se generan cuando se crece y se avanza. "Todo eso que nos aturde y no nos deja dormir, se presenta ahora con un sentido de fe y esperanza", agrega.       Dorje es un instrumento ritual que se emplea en diversas prácticas religiosas, como en el budismo. “La vida nos coloca en situaciones complejas, como cuando somos acusados de algo, siendo inocentes, y nadie cree en nuestra inocencia. Se siente un ahogo en el pecho, por eso ‘Dorje’ nos ayuda a llegar a un buen final", sostiene el coreógrafo.       En la obra para cinco ejecutantes se excluyen elementos escenográficos. “Usamos una caja negra y nos arriesgamos a utilizar un linóleo blanco como base, delimitando el espacio para que parezca una pequeña caja blanca", detalla Diego Mur, actualmente considerado una de las 40 voces más importantes de la diversidad sexual-creativa mexicana por la revista La Tempestad.       La pieza se presentará los días 22 y 23 de agosto a las 20:00 horas; el 24 a las 19:00 y el 25 a las 18:00 horas, en el Museo Universitario del Chopo.