La CEAV debe desburocratizarse

Por Lucía Calderón

Por Lucía Calderón

Quien resulte elegido de la terna que se enviará al Senado de la República para dirigir la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), tiene entre sus retos desburocratizar la dependencia y garantizar el derecho a la justicia.

En vísperas de que Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, envíe las tres propuestas para elegir quién encabezará la CEAV, se plantea que este organismo debe dejar su función asistencialista y concentrarse en garantizar el derecho a la justicia para las víctimas.

Josefina de León, de la Red de Desaparecidos en Tamaulipas, A.C., dijo a Notimex que la CEAV “no es una institución cualquiera, es una institución que está muy lejos de ser asistencialista, como el DIF. Desde su creación se convirtió en todo, menos en defensoría de las víctimas”, criticó.

La CEAV surge tras la publicación en el Diario Oficial de la Federación, la Ley General de Víctimas, el 9 de enero de 2013, que la tipifica como “el órgano vigilante y de control de la ley”.

“Los retos principales que va enfrentar en el contexto político en el que estamos, es contar con el fortalecimiento de la capacidad de defensa de las víctimas, tanto en el presupuesto, como en sus procesos internos, para evitar el burocratismo y los retrasos en la atención a éstas. La CEAV es la ejecutora de la ley, cuya función es garantizar todos los derechos y uno de los principales, es la justicia”, consideró De León.

A su vez, el padre Alejandro Solalinde, en entrevista vía telefónica dijo confiar en que la terna contenga las personas idóneas “que puedan dar un vuelco a la CEAV, que puedan hacerla más efectiva menos burocrática, que haya más recursos a las víctimas”.

El defensor de migrantes y dirigente del albergue “Hermanos en el camino” mencionó que la CEAV forma parte de las acciones que se generaron después del Movimiento por la Justicia y la Dignidad de Javier Sicilia, y que su funcionamiento es perfectible.

“Me mueve mucho el pensar que, si es dirigida por una víctima, sería más operativa, porque la mayoría de los funcionarios que han estado son impuestos, no han sido de fruto de una elección”, dijo al pronunciarse por transparentar su funcionamiento y por la rendición de cuentas.

“Es necesario que se transparente todo el funcionamiento de la CEAV, se necesita la transparencia y la rendición de cuentas. Que haya más recursos, si duda se van a necesitar. Y que se revisen los candados, porque hay un subejercicio del presupuesto”, indicó.

Al respecto, De León apuntó que, si una víctima resulta electa para dirigir la CEAV, “debe ser una víctima preparada, una víctima recuperada, en el sentido de que ya pasó todas las etapas que implica ser víctima y se encuentra en una situación que puede ser capaz de dirigir una institución. Porque el hecho de ser víctima te pone en un papel difícil”, puntualizó.

Aunque consideró que el momento que se vive debido a la inseguridad y violencia, no se brindan las condiciones para que una víctima encabece este organismo

De acuerdo a los números que presenta la CEAV en su portal, en el 2014 recibió dos mil 789 solicitudes para pertenecer al Registro Nacional de Víctimas (Renavi), y se registraron sólo 813; de las cuales 455 con hombres y 358 mujeres.

Para 2015, se recibieron cuatro mil 891 solicitudes; se registraron dos mil 867. Mil 503 hombres y mil 364 mujeres.

En el 2016, hubo cuatro mil 974 peticiones, y se aceptaron cuatro mil 25: dos mil 86 hombres y mil 939 mujeres. El siguiente año, en 2017 solicitaron su registro cinco mil 949 personas.

Pero el registro se incrementó a seis mil 871 porque corresponden a solicitudes de años anteriores; de ellas corresponden tres mil 337 a hombres y tres mil 533 a mujeres.

El año en que se disparó el número de solicitudes para pertenecer al Renavi fue 2018, con 10 mil 952 peticiones. La CEAV sólo aceptó registrar a ocho mil 817 personas; cuatro mil 161 hombres y cuatro mil 649 mujeres.

En el año en curso, 2019, ya se tienen mil 729. Pero han aceptado a dos mil 404 personas que ya están dentro del Renavi; mil 181 de ellas son hombres y mil 218 mujeres.

El lento proceso de registro para recibir los beneficios de la CEAV, es lo que se critica, que es engorroso y requiere de establecer las líneas de acción para las cuales fue creado este organismo.

“Queremos que sea un proceso transparente, que den amplia participación a los colectivos y grupos de víctimas y también a las independientes, que no están dentro de alguna organización”, consideró Josefina de León.

Añadió que quien encabece este organismo debe mantener una línea de trabajo acorde a la problemática del país.

Que la línea de trabajo esté acorde a la problemática de México, “que se eliminen los procedimientos tediosos, cansados, tardíos, el acceso al fondo es muy tardado, pero principalmente lo que más han reclamado es el acceso a la justicia y que haya un verdadero acompañamiento a las víctimas”, finalizó De León.