Biarriz copada por fuerzas de seguridad por cumbre de G7

A tres días del inicio de la cumbre del grupo de naciones más industrializadas del orbe (G7), las medidas de seguridad incomodan a los paseantes del balneario de Biarritz, sede de los trabajos, mien...

A tres días del inicio de la cumbre del grupo de naciones más industrializadas del orbe (G7), las medidas de seguridad incomodan a los paseantes del balneario de Biarritz, sede de los trabajos, mientras inició ya la contracumbre alternativa.

Biarritz, en el suroeste de Francia, albergará la reunión de los jefes de Estado y de gobierno del G7 bajo la presidencia francesa, que este año tendrá como lema "haciendo un capitalismo más justo y más sustentable".

El balneario es uno de los más concurridos en este verano europeo, que prácticamente en su trecho final, se ha visto interrumpido por las medidas de seguridad que se aplican pese a la presencia de los paseantes.

Los vacacionistas han comenzado a mirar la llegada de los contingentes de seguridad vestidos de pies a cabeza de negro y portando armas largas, cuyos vehículos también irrumpen en las estaciones de servicio, describe un reporte de euronews.

El pasado mayo el presidente francés Emmanuel Macron adelantó que habría medidas de seguridad "sin precedente", lo que ahora se cumple, agrega el sito noticioso.

Biarritz contará desde el viernes 23 con dos zonas de seguridad que serán levantadas el domingo 25, fin de las reuniones de los jefes de Estado y de gobierno del G7 integrado por Alemania, Canadá, Estados Unidos, Italia, Japón y el anfitrión Francia.

A la primera zona, que incluye la Grande Plage, la principal playa del balneario, solo será posible ingresar a pie y previa identificación, mientras que a la segunda sí se podrá acceder en vehículos, pero tras registro previo.

El aeropuerto y la estación local de trenes estarán cerrados de viernes a domingo, lo que sumado a las medidas anteriores, ha disgustado a los paseantes de esta temporada veraniega.

En tanto, los "Alternativos G7" realizarán la contracumbre en las localidades de Irun y Hendaye, a unos 30 kilómetros de Biarritz, con diversas actividades bajo las directrices de medidas ecológicas, solidarias, antiracistas y anticoloniales.

Si se quiere reducir en serio la desigualdad, las medidas que deberán tomarse deben de ser de ese tipo, señalan en sus documentos previos.

Sébastian Bailleul, delegado general del colectivo de asociaciones de solidaridad internacional (CRID) llamó a luchar contra todas esas palancas que permiten a las grandes fortunas o multinacionales colocar dinero en los paraídos fiscales, señaló Radio France International (RFI).

Destacó que la lucha contra la evasión fiscal es prioritaria, sin olvidar la decisión de ir hacia una agricultura de tipo biológica opuesta a la de corte intensivo, y también subrayó que se buscará apoyar a las organizaciones que ayudan a los migrantes.

Es simple, queremos demostrar que somos la alternativa a un sistema en vías de desmoronarse, que destruye al planeta, que aumenta las injusticias, dice en el marco de las actividades de la contracumbre que empezaron desde la víspera y cerrarán hasta el domingo.