Cuatro policías no relacionan a detenidos con asesinato de Carlos

Por Lucía Calderón

Por Lucía Calderón

En el tercer día de juicio contra los cinco detenidos por el asesinato del periodista Carlos Domínguez, no hay ninguna prueba de cargo en su contra tras los testimonios de cuatro policías investigadores, informó el abogado defensor, Gabriel Regino García.

“El día de hoy se llevó a cabo el tercer día del juicio oral relacionado con la muerte del periodista Carlos Domínguez, se llevó a cabo el desahogo de tres testimoniales de cargo de la fiscalía y de esos tres testimonios no hay ninguna imputación en contra de las cinco personas acusadas de manera injusta”, explicó.

Asimismo, anunció que cuatro de los acusados interpusieron una denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción de Tamaulipas contra Natanael Castelán Iturría, director del Sistema Penal Acusatorio de la Fiscalía General de Tamaulipas, “basada en la declaración que en su momento otro detenido, David Mejía Bravo, presentó contra el funcionario donde reconoció haberse confabulado para hacer una fabricación de culpables.

“Además deseamos informarles -declaró el abogado-, que los periodistas Luis Ignacio Valtierra y Juan Jesús González han solicitado a la Fiscalía General de la República a través de la Fiscalía Especializada en Delitos contra la Libertad de Expresión, se sirva atraer la carpeta de investigación respecto a la denuncia que en su momento Mejía Bravo presentó contra Castelán Iturría.

“Lo anterior porque estamos ante hechos de fabricación de culpables donde dos periodistas son víctimas de esta situación, lo que surte competencia para que esta fiscalía se haga cargo de estas investigaciones que en Tamaulipas no está avanzando”, afirmó.

Regino García explicó que este martes, en la tercera audiencia del juicio, los testigos fueron los agentes de policía que iniciaron la investigación de los hechos, pero no tienen elementos para poder determinar quiénes son los autores del crimen.

También dio a conocer que en el tercer día del juicio, acudió a declarar Carlos Domínguez, hijo del periodista, quien no aportó información que contribuya a la resolución del caso.

“Primero que nada externamos nuestras condolencias por el lamentable fallecimiento de su padre y además en las condiciones que esto ocurrió, y bueno, es un testigo que no presenció los hechos y que no tiene más información que haber llegado al lugar donde desafortunadamente le arrebataron la vida a su padre, su testimonio en cuanto a la investigación de los hechos y al proceso no es relevante”, enfatizó.

En su opinión, el desempeño del tribunal que está juzgando el caso ha sido imparcial y hasta ahora no ha habido ninguna traba, pero “el gobierno de Tamaulipas está tratando de sembrar confusión a través de bots. Nosotros litigamos ante los tribunales, que el gobierno del estado se entretenga con sus bots”, apuntó el abogado.

Para la defensa, la declaración de los policías es fundamental porque “Marco Antonio Tovar Zúñiga es el investigador y testigo de cargo de la fiscalía; él realizó informes, él entrevistó a la nuera (del occiso). La fiscalía pretendía acreditar la participación de nuestros representados y eso quedó descartado”, afirmó.

“Vamos a reanudar el próximo jueves a las 11:00 de la mañana con las siguientes pruebas que tenga la fiscalía, hasta el día de hoy de cuatro testimonios de cargo, ninguno de ellos ha hecho una imputación a ninguno de los acusados”, reiteró.

Las audiencias que se realizan a puerta cerrada, forman parte del juicio oral donde intervendrán aproximadamente 40 testigos que serán llamados tanto por la fiscalía del Gobierno de Tamaulipas, como por la defensa de los cinco presuntos implicados.

“Aún faltan muchas pruebas a desahogar, falta muchísimo, el juicio puede durar alrededor de dos meses más, para esta audiencia venimos preparados para todo”, aseguró el abogado.

Detalló que entre los tres aspectos más importantes que contribuyen a demostrar la inocencia de los acusados está el hecho de que uno de los detenidos ya declaró que “fue contratado para hacerse pasar como autor material del asesinato del periodista”.

“Vamos a acreditar que varias personas no estaban en el lugar de los hechos como los acusan y además tenemos preparadas estrategias contundentes que no puedo revelar en este momento”, dijo.

El asesinato del periodista ocurrió el 13 de enero de 2018. Hay cinco detenidos, Luis “N” y Jesús “N” en el Centro de Ejecución de Sanciones de Nuevo Laredo; Rodolfo “N” en Tepic, Nayarit; así como David “N” y Adrián “N”, quienes están en el penal de Altamira, Tamaulipas.

El 15 de abril de 2019, murió dentro del penal el sexto acusado, Gabriel “N”, al no recibir atención médica adecuada cuando sufrió un problema cardíaco.