Historias de niños migrantes

*Documental comparte relatos sobre los viajes en La Bestia para llegar a Estados Unidos

*Documental comparte relatos sobre los viajes en La Bestia para llegar a Estados Unidos

Por Evangelina del Toro

A partir de los relatos de un grupo de niños migrantes que emprendieron el viaje para realizar su sueño de una vida mejor en otro país, se realizó el documental ¿Cuál es el camino a casa? (Which way home, 2010).       Los niños Kevin, Yurico, Fito, Juan Carlos, José, Eloy, Rosario, Jairo, Olga y Freddy son protagonistas de las historias que se relatan en más de 60 minutos, a través de los cuales comparten su recurrido en el llamado tren La Bestia hasta Estados Unidos.       Niños centroamericanos viajando solos más de dos mil kilómetros. Primero deben pasar la frontera con México, si no son deportados siguen su recorrido por varios estados del país, en los que enfrentan a diversos peligros, antes de llegar a la línea que divide suelo mexicano con el estadunidense.       Kevin y Fito son dos hondureños de 14 y 13 años, respectivamente, amigos y vecinos. La situación de pobreza y falta de oportunidades en su comunidad, así como por la carencia de amor de los padres, fueron los principales motivos que tuvieron para decidir aventurarse por el llamado sueño americano.       Otro de los menores de edad, Juan Carlos, no logró llegar y fue detenido en Tapachula y deportado a Guatemala. Pero su hermano de 9 años, entró ilegalmente a Estados Unidos, y actualmente vive con su abuela paterna en California, quien pagó tres mil 500 dólares a las personas que se dedican a "pasar" a las personas al territorio estadunidense.       Jairo y Yurico, ambos mexicanos, también realizaron el trayecto al mismo tiempo de Kevin y Fito, los cuatro se cuidaban entre sí, todos fueron tratados con violencia por parte de policías en alguno de los cruces donde se realizan las inspecciones a los vagones del tren.       Tras estos hechos, el único que llegó a Estados Unidos fue Kevin, quien buscó ser detenido y fue llevado a un albergue en dicho país y, al poco tiempo, regresó a Guatemala. Nueve meses después, él y Fito volvieron a hacer el viaje en La Bestia.       Eloy y Rosario, también mexicanos, quisieron tener una mejor vida, ayudar a su familia económicamente. Ambos murieron en algún lugar del desierto. Sus cuerpos fueron deportados. Olga y Fredy siguen desaparecidos.       Cada año, la patrulla fronteriza arresta a más de 100 mil niños que buscan entrar a Estados Unidos.       Rebecca Cammisa dirige estas historias a través de Wich Way Home, la cual  fue nominada en 2009 al Oscar al mejor largometraje documental y que ahora formó parte del encuentro "LEEmigramos. Historias que cruzan", en el Centro Cultural España.